Páginas vistas en total

miércoles, 20 de julio de 2011

La publicidad nos condiciona (!por cojones!)

Hacía mucho que no veía la tele. Es que cada vez me gusta menos. Ya han quitado todos los programas que solía ver: Sé lo que hicisteis, Qué vida tan triste, Cámera café…, Buenafuente… así que durante un tiempo me aficioné a ver el Paramount Comedy, y es lo único que veía, pero como los programas de este canal se repiten mucho y los monólogos también, pues ya ni eso veía… Pero anoche tenía ganas de vaguear un rato y me puse a zapear tirada en el sillón, buscando algo que llamara mi atención ( ¿por qué será que cuantos más canales tenemos, menos nos gusta la programación?, antes con la uno y las dos nos hacía ilusión cualquier chorrada que pusiesen, el Un, dos, tres, Barrio Sésamo, Félix Rodríguez de la Fuente…, ¿será verdad eso de que cuanto más cosas tenemos, menos la apreciamos?). Al final me quedé viendo lo único que valía la pena ver, los anuncios, y pude comprobar que hoy en día los mejores spot publicitarios son los de marcas de cervezas, San Miguel, Cruzcampo, Amstel, Heineken, Budweiser… vamos que te dan unas ganas de vivir, de salir por ahí, de disfrutar, de enloquecer… Gente guapa, pasándolo bomba en un lugar super guay, lleno de más gente guapa, con una música pegadiza… y ahora me miro yo, con mi bambito de estar por casa, el moño a lo maltratada y el mando en la mano y me digo: ¡Vaya tela!
Pero estos no son los únicos anuncios que me hacen decir ¡vaya tela! En contraposición hay otros que yo creo que hacen una promoción negativa del producto. Por ejemplo, hay uno horrible de Kellogs Special K, en el que sale una pareja ridícula, con mala educación y poco respeto y él le dice a ella: “¿Por qué no te pones la camisa que te regaló mi madre?” Y ella responde: “¿Y por qué no te la pones tú?”, tirándole la camisa a la cara. Vamos, que no soy yo muy asidua a comprar cereales, pero nunca compraré Special K por culpa de ese anuncio maldito, y esa pareja antipática. Por no hablar de otro que anunciaba una crema corporal (no recuerdo la marca), para mujeres en edad menopáusica y salía una niña pueril, aún sin desarrollar caderas ni nalgas, extendiéndose la crema por su cuerpo firme y terso. Vergonzoso. Y no quisiera dejar pasar este momento sin aludir al anuncio de Wipp Express, que yo en mi vida he visto una madre más contenta de que su hijo se manche… Y ¿Quién hará los anuncios de compresas? Supongo que hombres, porque no sé de una sola mujer que le guste un anuncio de compresa… pero en fin, que lo que más me jode de todo esto es que detrás de cada anuncio hay un equipo de publicidad trabajando duro para llegar a un resultado final, que es justo lo que vemos. Cerebritos, al mando de un director de marketing, que cobrará una pasta gansa, para que el fin del trabajo sea irrisorio para el público. Vergonzoso, vergonzoso, vergonzoso y mil veces vergonzoso.

Pero muy a pesar de todo esto, la publicidad nos influye, queramos o no. Y aunque pensemos que nosotros no nos dejamos embaucar por los continuos bombardeos mediáticos, inevitable e inconscientemente lo hacemos. Recuerdo un día, no hace mucho, estaba yo en un supermercado comprando con mi hermana. Ella tenía que comprar Cola Cao, pero a mis sobrinos, la marca Cola Cao no les gusta, porque hace grumos. Ellos prefieren Nesquik, que es más soluble. Resulta que en el supermercado en cuestión, que era pequeño, no había más que Cola Cao y otro cacao en polvo de marca blanca, y mi hermana me dijo:
- No hay Nesquik, y ahora ¿qué hago?
- Coge el otro bote, que además es muy barato.
- ¿Y si a los niños no les gusta? No, no, yo me llevo Cola Cao.
- Pero vamos a ver, si el Cola Cao no les gusta, llévate el otro, que no sabes si les gusta o no, a lo mejor aciertas.
- Que no. Que no me llevo el otro.
- ¿Pero porqué?
- Porque el bote es muy feo.
- No me jodas.
- Es que es muy feo, no tiene dibujitos ni nada.
- Vamos, hombre, no me tomes el pelo. ¿Me estás diciendo que no te lo llevas porque el bote es feo?
- ¡Es que es muy feo! ¡!Que no me lo llevo!!

Estoy por escribir a Spar España y decirles que echen a los creativos de etiquetas de productos de marca blanca, que seguro que están cobrando un dineral y no son productivos. Todo el mundo sabe que los productos de consumo infantil tienen que llevar dibujitos, que los dietéticos deben mostrar la silueta de una mujer con graves problemas alimenticios y que los productos femeninos tienen que llevar la etiqueta rosa, o azul cielo, como excepción exclusiva.

He de decir que, tras un buen rato deliberando, al final convencí a mi hermana para que comprase el bote feo de Cola Cao, y a los niños les gustó.

Me cago en la publicidad, en el marketing de los cojones, en los estudios de mercado y en los mensajes subliminales que nos tienen mecánicamente idiotizados.

5 comentarios:

  1. Cómo te pasas tía!!!
    ¿No te parece lícito que una empresa intente vender sus productos valiéndose de colores, etiquetas, cartelitos...? ¿Es ésto tan grave como para poner el grito en cielo?
    Me parece que estás apuntando en la dirección equivocada ya que el verdadero responsable es el consumidor irresponsable, es decir, aquél que sabe que lo están engañando y encima compra el producto aún sabiendo que se pudrirá en la despensa. !!!Que se joda!!!
    Todos adquirimos productos que sabiendo que no valen lo que estamos pagando o que no le daremos un uso suficiente que justifique nuestra compra. La razón es que nos sobra el dinero. Las compañías cobrarán por su producto todo lo que el consumidor esté dispuesto a pagar. Como no te pueden preguntar directamente ¿cuánto está usted dispuesto a pagar? Se valen de la comparación con productos de distribución o de productos con un simple añadido cuyo coste de producción no justifica el aumento de precio, pero que indirectamente están preguntando al cliente si le sobra el dinero o no.
    Ejemplo: tomates a 1€ VS tomates ecológicos a 1,65€. El coste de producir tomates de forma ecológica es más caro, pero en vez de cobrarte 20 céntimos más, que es el coste más el beneficio por kilo de tomates ecológicos, te meten 45 céntimos más cobrándote 1.65€. Te han preguntado indirectamente si te sobra el dinero y has dicho que sí. Para una empresa que produzca 100.000kilos de tomates el beneficio de esta pregunta es el siguiente:
    Empresa que produce 100.000kilos x 0.45€ = 45.000€ a parte de lo que ya le ganaba al kilo de tomates ecológicos si los cobrara a 1.2€ que es el coste más el beneficio real del kilo de tomates
    La culpa no es de las compañías que ponen sus productos en el mercado y se valen de la publicidad para venderlos. La culpa es de los cientos de gilipollas que no tienen la precaución de preguntarse si merece la pena la compra que están haciendo. Así que !!!Que paguen y que se jodan cuando vean el cargo en su cuenta por un producto de mierda, que no necesitaban o que lo podrían haber sustituido por otro más barato!!!
    A propósito, !!!estoy hasta las narices de escuchar constantemente en los medios y en el público en general hablar de marcas blancas con total ligereza para referirse a algo totalmente distinto:
    LEGÍA a secas = MARCA BLANCA
    LEGÍA Eroski = MARCA DE DISTRIBUCIÓN

    ResponderEliminar
  2. Ya lo sé amiga Flores, de todas formas no era tu comentario el que estaba esperando, sino el de mi queridísima amiga Pilar, que se airó sobremanera cuando con ánimo constructivo le rogué que tuviera más cuidado con el diccionario.
    Con la intención de que se calmaran las aguas y que saliera el arcoíris tras la tormenta y que LEGÍA con ”g” de gato sirviera para que la autora de este blog se desahogara llenando unas pocas páginas con toda suerte de descalificaciones e improperios hacia mi persona, consiguiendo así la reconciliación y la paz que tanto ansío y que se quebró cuando le supliqué que guardara las normas y las formas a la hora de redactar sus magníficos relatos, me permití la licencia de transformar la jota de lejía en una “g” de generosidad, de gratitud, de gaviota…
    Por eso y como no he recibido tal reprimenda a pesar de que LEGÍA aparece en mayúsculas para que se vea más, me hace pensar que mi media naranja no tuvo a bien hacer caso de mis recomendaciones y sigue sin prestar la atención que requiere y se merece el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, o directamente, sigue insistiendo en esta guerra injusta contra mi persona, cuyo desenlace, sospecho que sobrepasará las magníficas líneas de este blog para desembocar en una situación de conflicto insostenible el próximo sábado.
    Un abrazo amiga Flores

    ResponderEliminar
  3. La verdad que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española deja mucho que desear en los últimos tiempos al concederle el honor de aparecer en él a muchos palabros como "cocreta","haiga" y el permitir escribir sin tildes...hay cosas que no se deberían permitir nunca,¿dónde vamos a parar?
    Un saludo Medio Limón.
    P.D:Veo que me conoces al llamarme Flores,jummmm...

    ResponderEliminar