Páginas vistas en total

sábado, 15 de diciembre de 2012

Los Diez Mandamientos cristianos


Debido al decaimiento de valores que experimenta mi persona, he llegado al infraestado de querer abrazar una religión, más que nada, por tener algo a lo que abrazarme en estos tiempos convulsos de desasosiego interior y también, por qué no decirlo, exterior. Pero echando la vista atrás me he dado cuenta de que realmente sé muy poco de religiones y siendo la cultura cristiana aquella en la que yo, a pesar de haberme siempre vanagloriado de ser agnóstica, escéptica y atea, me he criado y educado, y por lo tanto es la religión cristiana la única de la que pudiera tener un mínimo de conocimiento (pues ya se encargó mi abuela de grabarme a fuego en el cerebro eso de “Jesusito de mi vida, tu eres niño como yo…”, o lo otro de “Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro ángeles me la guardan…”) quisiera comprobar el grado de buena cristiana que he conseguido alcanzar, al menos en este último año, por eso de hacer balance de todo lo que hemos conseguido, alcanzado o prosperado en el último año de vida cosechado.

Yo soy una buena chica, creo que me he portado bien. Eso creo, pero ¿realmente soy una buena chica?, ¿me he portado tan bien como pienso? Pues no. Según los preceptos o mandamientos cristianos estoy realmente equivocada.

He tenido que hacer uso de internet para rememorar los ya olvidados diez mandamientos que tuvimos que aprender en catequesis a los ocho años para hacer la primera comunión, y ayudarme del siempre recurrente “corta y pega” para enumerarlos. Aquí van:



Empezaré desde el principio. No puedo decir que ame a Dios sobre todas las cosas, pues dudo mucho de la existencia de un Dios, y en el caso de que crea en algo, tal y como la voluntad, la bondad, el destino, la suerte o la justicia divina… a ninguna de estas virtudes me atrevería a llamar Dios. Para mí sólo existen dos dioses: Messi y mi Medio Limón, y aún así, me quiero yo más de lo que les quiero a ellos…
En cuanto al segundo, bueno, la propia vida, las descarnantes injusticias políticas, económicas y sociales me hacen cagarme en Dios demasiadas veces al día.
En cuanto a las fiestas, siempre bienvenidas, sean dedicadas al Santo de turno que sean, si lo de “santificarlas” significa celebrarlo saliendo de fiesta y regándolo con alcohol en abundancia, he de decir que santifico todo lo que buenamente puedo.
En fin, este año, y puesto que vivo con ellos, como ya sabéis, no he honrado demasiado a mi padre y a mi madre. De hecho no nos hemos honrado mucho mutuamente entre los tres.
No he matado nunca a nadie, aunque, he de decir, que no me han faltado ganas de romperle las piernas a ciertas personas de vez en cuando. Quizás me haya faltado valentía, pero lo he deseado.
He cometido algún que otro acto impuro. No todos los que me hubiesen gustado, pero los que he cometido, los he hecho a conciencia, con premeditación y alevosía.
¿He robado? No me acuerdo. Quizás este año no haya robado, pero estoy segura de que si no he robado es porque no se me ha presentado la ocasión de hacerlo. Otras veces sí lo he hecho, aunque a baja escala, claro.
No he mentido, simplemente no he dicho la verdad. Quizás me haya callado, pero nunca he mentido, de esto estoy segura.
Pero, ay madre!!! ¿Cómo quieres que no tenga deseos impuros? Todo el mundo sabe que eso es imposible. Tener deseos impuros es inherente al Ser Humano. Sería como decir “No pienses”, “No comas”, “No respires”… Tengo deseos impuros desde que me levanto hasta que me acuesto. Y si eso fuera poco, a veces tengo hasta sueños impuros. ¡Por el amor de Dios!, ¡Que estoy en la FLOR de la vida!
Y para acabar, ¿Qué no codiciaré los bienes ajenos? Jajajaja. Me parto, me moncho y me troncho. ¿Pero qué cabeza de chorlito habrá escrito esto? ¿Cómo no vamos a codiciar tener más, vivir mejor, querer lo del vecino de al lado? Supongo que esto lo habrá escrito alguien que ya lo tenga todo…

Así que, resumiendo, según la religión cristiana no me he portado nada bien. Ya sé porqué los Reyes Magos no me traen nada desde, al menos, 1991. Coincide perfectamente con la fecha en la que empecé a perder la inocencia y a convertirme en una persona adulta. Puede ser que la respuesta no sea que soy MALA, MALITA, MALA, quizás sólo me haya educado en la religión equivocada. ¿A qué Dios debería abrazar entonces, ahora que me encuentro ávida de fé?

martes, 4 de diciembre de 2012

La publicidad vista desde los ojos de una treintañera desesperada


Ya he hablado en otra ocasión de cómo la publicidad nos condiciona. Ahora, en estas fechas de acoso publicitario que incitan al consumo masivo (a todo aquél que aún puede consumir), quisiera analizar qué pasa por la mente de una treintañera desesperada (o sea, yo) justo tras visualizar y oír atentamente cada uno de estos spots publicitarios, uno a uno:

Conoce la nueva consola de Nintendo en nintendo.es----------- Madre mía, qué cantidad de chorradas hay.
Trae tu dinero a Banco Popular, por tu tranquilidad-------------Pues vais apañaos…
¿Todavía no eres de Movistar fusión?--------------------Coño!, Tengo que pagar la factura del móvil!!!
Un viaje, un encuentro… (Adolfo Domínguez)----------- ¡Madre mía, qué bueno está Eduardo Noriega!, ¡Yo quiero ver esa película!
Los pañales Dodot duran tanto que me compensa--------Siempre y cuando tu niño no tenga diarrea.
Si quieres hacer un regalo a alguien de tu familia, tráetelo a la Mutua y le regalaremos 100€---------¡Regaládmelos a mí, que ya soy de la Mutua!
Eran los mejores policías de la ciudad… número uno en los EEUU, Sin Tregua………….Agggg, no la veo ni aunque me paguen…
La vie est belle……….. Julia Robert está más guapa ahora que de joven.
Licipaína……….A  mí hace tiempo que no me duele la garganta, claro, aquí metida en casa cómo me voy a constipar…
Legado Ibérico………. Ummm, jamónnnnn
Queso de untar Angulo……..Ummmmm, quesooooo
Con Jastell, tienes la factura del móvil, del fijo y de internet en una misma factura y además este Smark phone gratis…………Tengo que pagar la factura del teléfono…
Ambi pur-------------------Muy típico, los heavies huelen mal, por cierto, el ambientador en cuestión se llama, Ambi pur Fresh Matic, me encantaría ver a mi madre pedir esto en la tienda de al lado de casa…
Chocolates Valor-----------Yo quiero chocolateeeeeeee, ¡ay Nani!!, ¡Cuánto de menos te echo!!
Nuevo Fiat Punto-----------Yo quiero un cocheeeeeeee!!!
El armario de la tele------------- Yo quiero ir de compraaaasss!! No tengo nada para ponermeeeee!!
Aprende a dibujar como un profesional con Art Academy, de Nintendo--------- ¡más chorradas!
La Gula del Norte---------------Lo que les hacía falta a Xavi Alonso y Puyol, ganar más dinero con publicidad…
Declathon----------------- Vaya mierda la camiseta y las mayas térmicas que me compré el año pasado…
Leroy Merlin--------------- la gente corriendo por la calle para comprar en esa tienda. Ya os gustaría…
La vida de Pi----------------- Me marea este anuncio.
Lotería de navidad--------------- A ver si este año hay suerte, un apartamento, un coche, un viaje, un montón de ropa, un móvil nuevo, una table, un montón de libros, botas, bolsos, música sonando desde mi nuevo coche y mi Nani al lado diciéndome lo mal que conduzco… ay, la lotería!!

martes, 27 de noviembre de 2012

Jordi Evole, la verdad condenada


Está demostrado que España no es país para valientes. Ni para valientes, ni para científicos, ni para licenciados universitarios, ni para artistas, ni para gente con valores en general. La dictadura periodística toca impune con su dedo desterrador a diestro y siniestro que quiera romper con esta norma impuesta: El silencio del adoctrinamiento. Ahora le ha tocado el turno al magnífico comunicador e informante (como a mí me gusta llamarle), Jordi Evole, con el que los españolitos de a pié tanto hemos aprendido del país en el que vivimos. Por eso, por todo lo que me ha enseñado, yo quiera desde aquí, mi pequeño espacio personal, hacer un llamamiento a la cordura, al derecho del ciudadano y a la libertad de comunicar (siempre desde la verdad) y de saber, puesto que la comunicación de la verdad debería ser, no un derecho sino una obligación, como otras tantas a las que estamos diariamente expuestos.
Resulta que después de poner en tela de juicio la actuación de políticos de todos los colores, bancos , cajas y banqueros, instituciones públicas de toda índole, constructores, inversores, multinacionales y demás gigantes que conducen el ferrari desenfrenado en el que se ha convertido España, Jordi ha tocado el techo del atrevimiento y la gallardía al desvelar las imposiciones que mantiene el holding de empresas energéticas eléctricas y petroleras de este, nuestro maravilloso país. Y es que esta información, a pesar de no cogernos por sorpresa, parece ser que no se puede denunciar abiertamente en televisión. Pero para Jordi, uno de los pocos Robin Hood que quedan en activo, la palabra “prohibido” significa NOTICIA. Todos tenemos derecho a saber, y aunque no podamos evitar la obligación de pagar religiosamente las facturas fraudulentamente incrementadas de estos monstruos de fabricar dinero a costa de las espaldas del contribuyente (pues nadie puede hoy día vivir sin luz y sin gasolina) de la misma manera que no podemos evitar pagar las multas injustas por aparcamiento, las tasas, los incrementos y todos los servicios que antes teníamos gratis…, no queremos dejar de saber qué pagamos, a dónde va, a quién y por qué.
Corto se quedó Buenafuente cuando bautizó a Jordi como el “Follonero”, pues la ha liado parda. Ahora nos queda saber qué decisión tomará el presidente del grupo Planeta, dueño de la Sexta, Manuel Lara, a la vista de las amenazas recibidas por parte de estos sectores energéticos. Quizás ahora gane David a Goliat. Quizás haya una pequeña luz de esperanza a la justicia. Quizás predominen los valores ante el más que sugerente dinero que ingresan las televisiones por emitir los “tan bonitos” anuncios que hacen estas megaempresas, como Iberdrola, Endesa, Repsol… Quizás podamos seguir soñando que, un día en el futuro, cuando la justicia sea real e igualitaria, se erradique el fraude, se valoren las capacidades intelectuales para cambiar el mundo, todo lo que hoy se pisotea bajo cheques en blanco, domine el mundo y podamos decirle a nuestros hijos que hagan el bien sin mirar a quién, que se esfuercen, que estudien, pues así tendrán su recompensa.
Nuestra esperanza está en sus manos, ¡que no nos roben la verdad!

martes, 23 de octubre de 2012

¿Quién?

Echando un vistazo alrededor me doy cuenta de que la sociedad de hoy ha adquirido una sensibilidad especial hacia los problemas que acusan actualmente a nuestro país. El empobrecimiento va creciendo por momentos mientras en los informativos se hablan de cifras astronómicas que no caben en nuestras cabezas, destinadas a solventar una situación que empeora por momentos. Parece que todo aquel que en el pasado afirmó “yo paso de política, porque no entiendo de eso” empieza a tener conciencia de lo importante que es entender de política, porque es precisamente la política la que conduce y guía nuestras inútiles vidas, con nuestros diminutos e insignificantes problemas,  por los senderos más insospechados. Creo adivinar que ahora que no tenemos trabajo y nos vemos forzados a emigrar como antaño, ahora que nos sacan a patadas de los hogares que con tanto entusiasmo y planes de futuro un día compramos, ahora que estudiar es casi un lujo, al igual que ponerse enfermo, ahora que aprendimos a vivir sin coche, ahora que ya no vamos al cine, ahora que nos da miedo el simple hecho de vivir y nos inquieta el mañana,  precisamente ahora que es tarde, nos sentimos indignados con nuestro sistema político.

Está bien que nos equivoquemos, porque errar es humano, pero como ya hicimos el indio durante demasiado tiempo, creo que ha llegado la hora de tomar cartas en el asunto. Si el sistema político es un fracaso, ¿por qué no cambiarlo al igual que se cambian las leyes de un día para otro?  Pero aquí entramos en terreno pantanoso; ¿Quién remueve a una sociedad de por sí adormecida con el cloroformo de la mediocridad?, ¿quién está dispuesto a arriesgarse sabiendo que muy posiblemente pueda fracasar en su ilusorio y utópico proyecto?, ¿quién trabajará sin descanso por el bienestar del prójimo?, ¿quién se subirá a la palestra siendo el objetivo del obstinado dedo acusador cuando algo no vaya bien?, ¿quién luchará a capa y espada contra los Goliats del siglo XXI empeñados en mantenernos bajo las sombras del oscurantismo mercantil?, ¿quién es tan limpio y puro de espíritu que pueda mantener y mantenerse alejado de corrupciones fáciles  a todo el que esté por debajo de él y a sí mismo?, ¿quién sacrificará su cabeza para salvar de la inmundicia a una sociedad que sólo aúlla en las noches de luna llena?, ¿existe ese salvador divino o es un mero mesías  creado en nuestra mente romántica y sedienta de fe, con el objetivo de encomendarnos a algo los que ya, desde hace mucho, no creemos en milagros?

miércoles, 17 de octubre de 2012

!Sorpresa!

Siempre hay tiempo para las sorpresas. Las sorpresas de verdad. Estas que dices: “no me lo puedo creer”. Yo, que pienso que todo está escrito, que los días suceden los unos a los otros, idénticos, con pequeñísimas diferencias insustanciales que no hacen, para nada, algunos días más especiales a los ya vividos… hoy, a mis treinta y cuatro recién estrenados, he de decir que mi madre me ha sorprendido, y muy gratamente. Y quizás esto sea algo normal para muchas personas, pero mi madre es una de esas madres que no se dejan llevar por sentimentalismos apasionados, y tampoco es muy detallista. Pero hoy, ella, ordenando unos de sus cajones de fotos viejas y pequeñas antiguallas, ha sacado un trozo de plástico amarillento y me ha dicho: “Mira esta es la pinza del ombligo de cuando naciste”. Quizás me equivoqué y  no sea la persona que pensaba, y es que, al fin y al cabo, mi madre no deja de ser madre. Sinceramente, me ha hecho mucha ilusión coger ese trozo de plástico viejo y saber que un día esa herramienta se utilizó para taponar el vínculo que me unía a ella, por donde me alimentó durante más de nueve meses y precisamente ese trozo de plástico es la primera muestra de independencia materna. Mi bastón cuando me arrojaron a este mundo. Lo que cogido entre mis manos y he pensado: “aquí empezó todo” y me he visto a mí siendo un bebé recién nacido, y a ella a mi lado, echa polvo después de la cesárea, cogiéndome entre sus brazos con cuidado y sonriéndome porque, gracias a Dios, ha salido todo bien. La he visto guardando la pinza de mi ombligo con esmero para que, quién sabe, algún día, tal como hoy, poderle enseñar esta pinza de liberación a su hija ya adulta. La he imaginado en múltiples ocasiones, tantas limpiezas, tantas mudanzas, encontrarse una y otra vez con ese pequeño instrumento y volviéndolo a guardar con esmero, esperando el día en que me dijera: “esta es la pinza de tu ombligo”…

Hoy me he sentido, sobre todo, hija, precisamente ahora que me planteo tantas cosas… ¿Estarán las sorpresas dispuestas para sorprender justo en el momento oportuno?
Gracias mamá por tan fantástico regalo, por hacerme sentir especial y más a allá de ser mi cumpleaños otro cumpleaños más, este será el cumpleaños que me di cuenta de que un día nací y cambié la vida de todos a mi alrededor sin darme a penas cuenta.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Ojalá me esperes...

Paso todo el día corriendo una carrera de fondo, y no llego a ningún destino. Creo descubrir el mundo a cada instante, haciendo nuevo lo ya sabido. Me choco, una y otra vez, contra paredes que antes no existían. ¿Cuándo aparecieron? Intento alcanzarte, con todas mis fuerzas, pero no llego. La meta cada día está más lejos. Y corro aún más fuerte, y es entonces cuando me duermo. Sonrío siempre que lloro lluvia fresca por dentro y el tiempo pasa, pasa, pasa… he leído cartas viejas. ¡Cuántas cartas sobre la mesa! He buscado aquella foto. Quizás ya no la tenga. Recordé nuestra canción, ya no tiene sentido la letra. Me he tumbado en la cama, boquiabajo, indefensa y aún así continúa la carrera. ¡Todo es tan extenso en mi pequeño Universo…! Cada día más lejos. Mira. Cae el Sol derrotado. Él también tiene sueños, nadie aún lo ha alcanzado. Ojalá me esperes. Ojalá no te pierdas. Ojalá me encuentre. Ya es tarde, mañana me cuentas…

martes, 11 de septiembre de 2012

Hagan juego, señores!!

Hay una descompensación poco equilibrada entre lo que deseamos y la realidad en sí. Nuestros padres nos educaron para que tuviésemos unos valores de justicia, de concienciación con el Medio Ambiente, de respeto por la Naturaleza y el futuro del planeta, de solidaridad hacia el Ser Humano… Nosotros íbamos a cambiar, por fin, el mundo, convirtiéndolo en un lugar un poquito mejor. Y sin embargo hoy nos encontramos en una situación en la que admitimos cualquier desorden, con tal de ir tirando para adelante. Vendimos los valores por una hornaza de pan. En estos tiempos que corren parece que cualquier cosa que se traduzca en empleo ya suena bien, pero ¿vamos a consentir el empleo a cualquier precio?, ¿vamos a volver a caer en la piedra del “pan pa hoy”?, ¿vamos a embargar el futuro de nuestro precioso país? Mucho me temo que sí. Casinos, cementeras, centrales nucleares, ladrillazos… Ayer escuché en la radio una entrevista que Ángels Barceló hizo al presiente de la confederación de casinos, bingo y mundo del juego en general de España, aprovechando el tirón mediático que “Las Vegas madrileñas” están causando sobre el asunto. El hombre, del cual no recuerdo su nombre, se quejaba de cómo la crisis había afectado al negocio del juego, con más de un sesenta por ciento de pérdidas en los últimos años y no sé cuántos establecimientos cerrados en lo largo de la geografía española. Sobre todo a partir de la ley anti- tabaco, que provocaba que el cliente saliera a la calle a fumar y, una vez respirado el aire fresco, y alejado el ruido embriagador de las máquinas y fichas y de los número dictados con desidia, se pensaba mejor el volver a entrar, y muchos de ellos optaban por volver a sus casas… Quizás pensaran: “ya he perdido bastante por hoy…” Y yo me pregunto: ¿No es esta una buena noticia? Ya sé que el cierre de locales dedicados a tal ocio se traduce en despidos, y a nadie le gusta eso, pero quizás esto signifique una puerta abierta a la esperanza para muchas familias. En concreto para todas aquellas que sufren en casa la dependencia al juego de algunos de sus seres queridos, que bien por vicio, fragilidad o enfermedad, pero seguro que embaucados por una falsa ilusión de mejorar sus vidas hastías, han perdido su dinero, su dignidad, su orgullo, sus amigos y algunos hasta la propia familia. El desempleo es una muy mala noticia, pero, ¿es una buena opción achicar el paro de cualquier forma?, ¿Alguien habrá pensado cómo será España dentro de cincuenta años? A mí no me da pena el cierre de no sé cuántos casinos y bingos, me da pena el cierre de no sé cuantas librerías, guarderías, tiendas pequeñas de ultramarinos… Me da pena que la juventud preparada de España emigre a Alemania para trabajar poniendo cafés, me da pena que no haya un negocio tan seguro como una funeraria y los niños de hoy no saben qué quieren ser de mayor porque la referencia que tienen de los policías, profesores, médicos o veterinarios de hoy no es buena. El que no está en paro, está jodido de una u otra manera. Quisiera dedicar unas palabras a todos aquellos abuelos que una vez dijeron: “ !Tenías tú que saber lo que es pasar necesidades!”: No os preocupéis, lo sabremos…

lunes, 10 de septiembre de 2012

Ausencia

Ayer hizo frío en mi cama, Hizo viento, hizo hielo, había nieve y escarcha En las montañas de mi cuerpo… Ayer dormí helada en un lecho siempre muerto, Y las lágrimas que brotaban, En cristales se convirtieron. Ayer, hoy y mañana hizo frío, siempre eterno, En las sábanas de témpano Yacía, mudo, el silencio. Y, por fin, por la mañana, Susurros, redobles de campañas, pasos lentos… Abrigaban el deshielo, Haciéndome olvidar, maldito, el frío pasado aquel invierno.

viernes, 7 de septiembre de 2012

¿Buscas trabajo?

¡Manda huevos! (como bien dijo una vez el ya, por fin, olvidado ex-ministro Cascos). Yo que era una persona solidaria, altruista, sensibilizada con los problemas de los menos favorecidos, ¡cómo me he convertido en todo lo contrario con esta puta crisis! Y es que no es para menos… Me comprenderéis bien todos los que pasáis horas ante el ordenador mirando los portales de empleo on- line, siguiendo las candidaturas a las que te has apuntado, buscando nuevas ofertas, leyendo las noticias de los distintos diarios, estudiándote el DOE y el BOE, indagando entre convocatorias de jardinero, de zapatero, de barrendero o de minero. Da igual, algo, cualquier cosa que te permita realizar una actividad durante una media de ocho o diez horas diarias por la que te paguen un sueldo. Pero nada, es imposible cumplir con los requisitos que las empresas en cuestión piden al solicitante. Un ejemplo visto hoy mismo: - Urge Auxiliar administrativo, recién licenciada en Administración y dirección de empresa, Derecho o LADE, valorable MBA, nativa inglés, bilingüe francés y hebreo, experiencia mínima de tres años trabajando con aplicaciones SEO, experiencia en control interno y análisis presupuestario, usuario avanzado/a de paquetes contables y de Microsoft Office. El/la candidato/a deberá tener flexibilidad para trabajar con ajustados recursos materiales y humanos. También es necesario tener capacidad de trabajo, seriedad, rigurosidad y fiabilidad. Imprescindible carnet de conducir y vehículo propio para desplazarse al lugar de trabajo. Bueno, realmente la oferta no tiene por dónde cogerla. Yo no he echado el curriculum porque no tengo seriedad, rigurosidad y fiabilidad, pero bueno, quien sí posea esas cualidades quizás le fallen otras precisiones que apunta la oferta. Lo primero es que buscan una auxiliar administrativo que sea licenciada y si puede ser con Máster, eso quiere decir que buscan a un pardillo pringadete (que en estos tiempos sobramos) con estudios superiores, que haga un trabajo cualificado y de responsabilidad, por un contrato y sueldo de mierda (no lo he puesto, pero exactamente eran 15.000 brutos anuales, lo que quiere decir que si son 14 pagas no llegas a los 900€ mensuales) Nativa inglés, o sea que las españolas ya nos podemos olvidar. En cuanto al hebreo, no lo sé porque no lo he buscado, pero yo siempre he creído que el hebreo era una lengua muerta, como el latín o el vasco (¿quién habla un latín o un vasco nativo? Nadie) En cuanto a lo de las aplicaciones informáticas, da igual lo que pida, si no es SEO, será Citrix, o Mad, o Astrid o vete tú a saber qué. Esas cosas se aprenden trabajando… y un recién licenciado no habrá tenido muchas oportunidades de trabajar todavía para aprender dichas aplicaciones, pero claro, aquí esta lo fuerte: experiencia mínima de tres años, experiencia en control interno y análisis presupuestario. ¿Cómo te comes esto? Pues te lo comes como puedas, porque, más o menos, así son todas las demás ofertas. Y para más inri, cada una de ellas tiene alrededor de 2500 personas inscritas. Ese dato parece negativo, pero si lo pensamos es perfecto, pues por primera vez en este país, es más fácil, por una cuestión de probabilidad, aprobar unas oposiciones que firmar un contrato. Y qué me decís de esas otras ofertas que siempre se repiten en los mismos portales de empleo, donde tú ya estás inscrito desde hace meses y sin embargo todos los días la misma oferta ahí acosando, “urge”, “incorporación inmediata”… ¿Qué pasa?, ¿es que todavía no han encontrado al candidato perfecto?, ¡que me llamen a mí, que todavía no se han puesto en contacto conmigo! No, no se han puesto en contacto, ni se podrán. Yo tengo una teoría, en realidad las ofertas de empleo que se publican en estos portales de internet, tales como infoempleo, infojobs, laboris, computrabajo, trabajos.com, y tantas otras, no existen en realidad. No hay ofertas de empleo y las empresas de selección de personal se inventan todos los días unas cuantas falsas ofertas, como se inventan los horóscopos de las revistas, eso sí, imponiendo unos requisitos que sean incumplibles por ningún Ser Humano, de manera que pueden decir: “sí, trabajo sí que hay, lo que no hay es gente cualificada para desempeñarlo…” No lo sé, yo después de navegar un buen rato entre ofertas inviables, ya cansada y convencida de que no valgo para nada, salto un peldaño para abajo y me voy al Segunda Mano a buscar trabajo de camarera, de limpiadora, de niñera o de lo que sea, pero claro, aquí tampoco tengo suerte porque las camareras que buscan son colombianas, brasileñas o venezolanas, las limpiadoras rumanas, las niñeras ecuatorianas, las secretarias inglesas, o francesas, las profesoras americanas y para recoger la fruta marroquís o subsaharianas… y entonces yo me pregunto: ¿En qué podemos trabajar las españolas? Y es justo entonces cuando yo, que siempre he sido cordial y nunca vi diferencias entre los Seres Humanos, independientemente de donde hayan nacido, me digo: ¡Me cago en la inmigración, en el libre mercado, en la globalización y en su pu……..!

jueves, 6 de septiembre de 2012

Estoque de descabello

Hoy no puedo más que hacerme eco de lo que escuché ayer en el telediario de la Primera, y es que resulta que algunos sectores se han puesto en pie de guerra por la retrasmisión en directo de los toros durante esta semana en horario de tarde, alegando que se incumple la normativa de protección infantil, y yo me pregunto: ¿en qué momento nos volvimos tan gilipollas? Lo digo porque todos nosotros (o casi todos), los adultos de hoy, crecimos viendo a nuestros padres o abuelos en las redondeadas televisiones de entonces, disfrutar de las corridas que amenizaban las tardes de la feria de San Isidro, o la de Abril, y, que yo sepa, a ninguno nos ha traumatizado dicho recuerdo nostálgico. Ni siquiera entonces, que no teníamos la amplia gama de canales que se tiene hoy día para elegir. Y lo digo yo, que ni soy pro- ni anti- taurina, pues este siempre ha sido un tema que me es indiferente. De hecho, no me gustan los toros y punto, de la misma manera que no me gusta la Fórmula 1. Simplemente no lo veo y ya está. Pero vamos, que analizando un poco el asunto me pregunto: ¿Por qué estos sectores ponen el grito en el cielo cuando se habla de toros y no mueven ficha para erradicar de una vez por todas el Sálvame, ese programa anti-social, que se emite en riguroso directo de lunes a viernes en horario de cuatro a ocho de la tarde?, ¿o las sempiternas telenovelas, cuyo argumento, ya manido, resume las diferentes maneras que tiene una mujer de dar un buen braguetazo, con sus dosis de cama, sexo, cuernos, hijos ilegítimos, etc, etc, etc? Os diré por qué. Porque en realidad, tras esta denuncia cuyo objetivo es salvaguardar la sensibilidad, ya insensibilizada, de los niños se esconde una oportunidad de seguir con una campaña anti- taurina que existe en nuestro país exactamente desde que empezamos a convertirnos en gilipollas. No puedo soportar que nos obcequemos en una redundancia de prohibiciones, por el mero hecho de prohibir. Y menos que se utilice la imagen del niño, como posible dañado, (imagen, no lo neguemos, siempre impactante y recurrente para mentes justas y bondadosas) para conseguir objetivos absurdos. Está demostrado que los niños de hoy pasan una media diaria de cuatro horas frente al televisor o al ordenador, sin control alguno de un adulto. ¿Por qué de repente ese interés por proteger al menor contra los agravios y perjuicios incurables que las imágenes de la corrida pueden provocar en el cerebro del menor?, ¿ le explicáis a vuestros hijos cómo se elaboran las hamburguesas de los Happy Meals que se comen en sus cumpleaños?, ¿habéis estado en un matadero?, ¿os parece esa una muerte digna? Quizás prefiráis obviar ese pequeño detalle de la vida cotidiana, creyendo que la ignorancia nos hará más felices… Me parece que (y esto es una opinión personal e intransferible, pues para eso este es mi blog y opino lo que me da la gana, hasta que me dejen…) es un absurdo tremendo y unas ganas inmensas de llamar la atención sin argumento. Si queréis proteger a vuestros hijos, sinceramente, cambiarle la tele por un libro, por un cuento, por un juego, por un puzle, por una guitarra, por un perro, por un paseo, por una piscina, por unos patines, por un amigo, por una siesta, por una bici, por una merienda, por unos gusanos de seda, por un parque, por unas pinturas, por unas botas de fútbol o unas zapatillas de ballet… francamente, no creo que sean sólo y precisamente los toros lo que no merece la pena que vean tus hijos…

martes, 4 de septiembre de 2012

¿Comenzamos o seguimos?

Septiembre puede ser un nuevo comenzar, el Enero del trabajador, con sus propósitos de buen trabajador y todo. Es una pena tener que comenzar algo con lo mismo de siempre, por ejemplo, las mismas noticias de Septiembre de todos los años: - La depresión pos- vacacional. ¡Por el amor de Dios, ¿depresión pos- vacacional?, que somos más de cinco millones de parados en este momento en el país, y tenemos sentimientos… Depresión es estar de vacaciones más de un año por obligación, mientras las letras se acumulan en tu cuenta de morosidad… - La vuelta al cole, los niños llorando en su primer día de guardería. Hoy he escuchado que los niños también tienen depresión pos- vacacional por la vuelta al cole, ¡por Zeus y todos sus descendientes! Depresión pos- vacacional los padres, al saber que cada hijo le sale por una media de 650 € entre ropa, calzado y material escolar. Eso sí que es una mala noticia. Pero esto, por su puesto, no lo han dicho en el telediario…. - Lo que si han dicho es que este verano ha disminuido los muertos y heridos graves en accidente de tráfico, exactamente, en el caso de defunción, 62 personas menos. ¡Bravo por ello! Claro está que, se les ha pasado decir que, gracias a la crisis que hunde nuestro barco, ha habido también un millón y medio menos de desplazamientos que el año pasado. Esto sumado a que el litro de gasolina ronda el euro y medio … y esto ha producido que a la gente se le haya paralizado el pie del acelerador del susto… Esta sí que ha sido la mejor campaña de tráfico contra los accidentes, yo creo que si sigue subiendo el susodicho combustible de esta manera va a llegar un día en que no haya ningún muerto por accidente de tráfico, ¿quién coño va a poder permitirse coger el coche? - Que si en verano hace tanta calor…, que si en invierno hace tanto frío…, que si no llovía así desde hace cincuenta años… Las noticias se han convertido en un ejercicio de documentación, con tal de no hablar de los problemas reales de la actualidad. Y es que está más que visto que ser un buen periodista en este país tiene su precio, y si no que se lo digan a Ana Pastor, Juan Ramón Lucas o Toni Garrido, por citar a los más representativos entre varios cientos, algunos de televisiones autonómicas y otros de radio (públicas, claro…). Denunciar las injusticias cometidas por entidades muy poderosas y partidos políticos se paga con el paro. Así que nada, nos tendremos que conformar con saber si Cristiano Ronaldo está triste, o si las playas de Benidorm siguen abarrotadas por las altas temperaturas que aún en Septiembre, tenemos el gusto de disfrutar…. ¿No nos recuerda esto a otros tiempos…? Por cierto, no quisiera despedirme de este, mi espacio personal, humilde e insignificante, sin hacer mención de Ángel Badillo, el alcalde de Alburquerque, que lleva casi 100 días en huelga de hambre, postrado ante el Ministerio de Industria, a pesar de su lastimoso ya, estado de salud, para defender la implantación en su localidad de una empresa de energías renovables que traerá múltiples puestos de trabajo al pueblo que gobierna. ¡Esto sí que es una noticia, de esas que nos encanta escuchar de vez en cuando, aunque sea para volver a creer un poquitito en el Ser Humano! Una verdadera pena que los medios tengan prohibida su divulgación…

lunes, 3 de septiembre de 2012

Despertar

Estoy harta de vivir en este mundo de farsantes, De fantoches, de esperpentos, de incultos y truhanes. Soplagaitas, lameculos, fantasmas y tunantes, Embusteros, chupasangres, impostores y maleantes… Crecimos creyendo que existe una justicia Que es igual para todos, Y que siempre se imponía. Que con la verdad por delante Se llegaba al fin del mundo, Que hacer el bien, sin mirar a quién, Era, sin duda, garantía de futuro. Que el contrario es un amigo, Que en el amor sea sincera, Que el dolor es pasajero, Que el esfuerzo vale la pena… Y nos encontramos hoy, sin embargo, en este otro paraje, Donde el más cretino es el dueño del destino, Y el más canalla, el vencedor de la batalla. ¿Qué pasó con los valores que, a voces, nos inculcaron las madres? ¿Dónde fue a parar la educación que aprendimos de profesores? El mundo está loco, enfermo, podrido, salvaje… Y los Hombres, que no son Hombres, sino sombras sin coraje, Se esconden, cobardes, ante bien trajeados embaucadores Que las leyes hacen y deshacen Para salir airosos, De este mar de atrocidades, Que cometieron cuatro viciosos. Estoy cansada de vivir, de tanta mierda rodeada. De sentir que lo bueno ya no vale para nada. De querer y no poder, de luchar contra fantasmas, Que aparecen y se esconden por debajo de mi cama.

martes, 10 de julio de 2012

Los ladrones legales de nuestro país

Llega un punto en el que uno ya no puede más con las injusticias que estamos obligados a pagar todos los que cumplimos religiosamente con nuestras obligaciones deudoras. Hoy me apetece hacer un apunte entre todas esas entidades, empresas, multinacionales y hasta el mismísimo fisco estatal que, con la ley en la mano, se encargan de atarnos más y más fuerte la soga al cuello, a base de engaños, trampas y viles triquiñuelas, que tienen como fin último el robo legal al ciudadano común. Más concretamente voy a alzar mi pequeña vocecita contra todas las empresas y entidades que me sangran a mí directamente, mes a mes. Y para mostrar el nivel de delincuencia que estos organismos públicos y privados tienen con el proletario, me voy a basar, como siempre, en casos concretos acaecidos en mi persona. - Las multinacionales telefónicas, y su constantemente cambiante legislación. Vodafone: Antes, Vodafone, empresa telefónica de la cual soy cliente desde hace que se llamaba Airtel, me enviaba un correo unos cinco o seis días antes de pasarme la factura por el banco, para avisarme del importe y fecha de la susodicha factura. De esta manera, yo siempre estaba alerta del cuando y cuanto debía pagar e intentaba tener para entonces disponible en mi cuenta la cantidad requerida. Hace algunos meses solicité que no me enviaran la factura en papel. Una, después de pobre, tiene conciencia medioambiental, y existiendo internet, no es necesario el montón de papel que llega a casa todos los días y va directo a la basura. Es una pena. En fin, unos meses me llegaron unas facturas algo más altas de lo que solía pagar habitualmente. Como estoy buscando trabajo, pensaba que ese considerable incremento en el importe podía ser proporcionalmente equivalente al incremento de llamadas que había hecho las últimas semanas en horario de oficina. Efectivamente, esta era una causa, pero cuando miré mi factura por internet, me di cuenta de que me estaban cobrando dieciocho euros por volver la factura devuelta del banco. Entonces llamé a la señorita Vodafone y me dijo que habían cambiado el periodo de facturación SIN AVISAR y habían dejado de enviarme el mensaje de alerta, no sabía explicarme muy bien por qué, por lo que me habían robado dieciocho euros por tres meses más el dieciocho por ciento de IVA. Si no hubiera llamado, todavía estarían cobrándomelo. Seguro que, como yo, otras miles de personas fueron estafadas con este sistema de engaño legal. Tirando por lo bajo, si esto mismo se lo hicieron a cien mil personas (tirando muy por lo bajo), por dieciocho, son un millón ochocientos mil euros robados en un mes por su cara bonita. - Los bancos, por su puesto. Bbva y Caja Extremadura. No sólo les vale con cobrarme 35 euros todos los meses por pagar mi recibo del préstamo unos días después del día establecido (sin haber dejado nunca una cuota al descubierto), sino que además me cobran un seguro, que no sé lo que asegura y, para colmo, el otro día me llegó un recibo de casi cincuenta euros por mantenimiento de cuenta. Me acerqué al banco con la esperanza y la fantasía de poder librarme de este pago injusto (ya que cincuenta eurazos en mis circunstancias, es todo un dineral) y me dijeron que no me lo podían quitar, a no ser que tuviera domiciliada la nómina. Entonces yo le contesté que no podía tener domiciliada la nómina, porque no tenía nómina, pero que siempre que he trabajado, he tenido domiciliada mi nómina en ese banco (mi banco desde los quince años), y después domicilié también el paro. ¿Cuánto cobras de paro?, me preguntó la trabajadora del diablo. Cuatrocientos euros, le contesté, un tanto avergonzada. Es que sólo te lo puedo quitar si cobras más de seiscientos euros, me dijo. Y entonces me armé de valor y le contesté: ¿Me está usted diciendo que a todos los que cobran más de seis cientos euros le quitáis la cuota de mantenimiento y a los que tenemos la desgracia de cobrar menos (o nada) nos la cobráis? Sí, es injusto, pero es así, lo siento pero el sistema no me deja. Y volví a mi casa con la misma cara de idiota que tengo ahora mismo, porque todavía no se me ha quitado… - El ineludible fisco. El organismo de recaudación autonómica. El muy queridísimo OAR por todos sus contribuyentes. Puesto que no tengo casa, supongo que mucha gente debe estar muy cabreado con el OAR cuando le ha llegado la contribución. Yo, que me deshice de mi única propiedad contribuible al quedarme en paro , mi preciado cochecito, para no tener que pagar rodaje, ITV, seguro, gasolina, multas, mantenimiento en general, y más, el mes pasado me llega un embargo de casi noventa euros por una multa de 2008 ¡!DE 2008!! (He de aclarar que nunca me han puesto una multa por exceso de velocidad, no llevar puesto el cinturón, exceder la tasa del alcoholismo o cualquier otra infracción peligrosa. Las nueve multas que he pagado en mi vida han sido todas por aparcar en la puerta de mi casa, y además, cuando le di de baja al coche pagué las multas que tenía pendientes, cuatro exactamente: 360 euros de golpe y porrazo.) Pues nada, dicho esto, fui al OAR a aclarar la situación y me dijeron que ya no era posible, que lo pagara y punto, que ya estaba hecho el cargo y era imposible ponerla en juicio, había pasado el periodo de recurrir. Aún dudo que esa multa no sea una estafa estatal, que, debido al tiempo que hace de su imposición, es imposible demostrar que ya la has pagado, porque muy pocos guardan durante tanto periodo de tiempo una factura. Un consejo: Guardar todos los recibos de los últimos veinte años, por lo que pueda pasar… - Eso sin contar gastos, que yo, por no tener nada, no tengo: la subida del IVA, el gas, la luz, la gasolina, los impuestos municipales, los recortes en sanidad (y aquí incluyo el copago farmacéutico), la subida de tasas de todo tipo (especialmente las de matriculación universitaria), y un larguísimo etcétera que no cubre la nómina de un “afortunadísimo” trabajador de a pié. Ya que este país no tiene un trabajo para mí, pero sí que tiene un montón de pagos para imponerme (esto me recuerda al estado feudal, la historia siempre se repite), y no soy la única, de hecho somos muchos, el pueblo entero, los estafados por unos y otros que de esta manera, y con la ley en la mano, como el que lleva un arma de fuego, siguen permitiéndose su vida de opulencia y vacío, creo que ha llegado la hora de actuar en masa, valiéndonos también de la ley, como escudo, devolviendo las cuotas, los impuestos, los intereses abusivos a los que estamos sometidos. Sólo necesitamos lo que ellos tienen, un gran ejército de abogados y asesores que, junto a algún organismo estatal o no: el defensor del pueblo, o del consumidor o el que sea, planteen una estrategia de ataque directo contra el pez gordo. Si yo reclamo a Vodafone mis dieciocho euros, no tiene importancia, pero si lo reclamamos por ley las cien mil o quinientas mil o millón de personas que han sido timadas igualmente, entonces conseguiremos hacer un poquito de pupa. Pena que este humilde blog sólo lo leáis unas cuantas cientos de almas cándidas… Estar indignado no es suficiente. ¡Estamos preparados para la guerra!

jueves, 14 de junio de 2012

¡Espaaña!, ¡Espaaña!, ¡Espaaña!

Como muy bien dijo el poeta latino Juvenal en el siglo I DC: “Cuando el pueblo protesta, dadle pan y circo” Hoy, un día en el que las noticias económicas de España da un paso de gigantes hacia el, más que anunciado, desastre, con una prima de riesgo histórica, que cierra las puertas a los mercados e inversores internacionales. Hoy, que la Comunidad de Madrid ha sido la primera en dar información sobre los puestos públicos que van a ser rescindidos en los próximos meses, aproximadamente 3000 en sanidad y 4500 en educación, sólo en Madrid!!! Precisamente hoy, que las marchas y protestas múltiples de mineros, de profesores, de personal sanitario, de personal de Sintel… pasan totalmente desapercibidas…, hoy la noticia importante del día es que la selección de futbol española juega el segundo partido clasificatorio para la Eurocopa. Y yo, que soy la primera en celebrar los goles de nuestros gloriosos campeones del mundo, yo, que no dudo en olvidar todos los males que acechan al día a día con cada jugada de Iñesta, yo, que presumo, me admiro y siento orgullo de la humildad, el esfuerzo, la piña que proyecta el equipo español hacia el resto del mundo, yo, que me he llegado a emocionar con el tema “No hay dos sin tres“ del saltarín David Bisbal…, ahora, me paro a pensar (y eso nunca ha sido bueno), que mientras nosotros, precisamente hoy, nos abstraemos del mundo real en pro del bienestar que nos trasmite la victoria de nuestra selección (pues, junto a Rafa Nadal, son los únicos que consiguen que por un momento nos sintamos orgulloso de este país de chiste) me doy cuenta de que mientras esta pandilla de veintitrés niños millonarios hacen lo que más les gusta, siendo muy bien recompensado por ello, todos los males que nos acechan día tras día siguen adelante y mañana, pase lo que pase con la selección, volveremos a tenerlos presente en nuestra vida cotidiana como punto número uno. Pero no hoy. Hoy juega España. ¡!Arriba al Roja hasta la final!! Ya nos acordaremos del paro, de la prima de riesgo, de los mercados, de los recortes, de los eres en Julio… Veinte siglos después, y a falta de pan, el circo es lo único que nos sigue animando en tiempos difíciles.

miércoles, 6 de junio de 2012

El metro de Madrid

Una hormiguita obrera, sin oficio ni beneficio, engalanada con sus mejores galas, sale de su hormiguero para vender sus manos y su mente a cualquier postor sin escrúpulos. Entra al submundo y se encuentra con otra hormiguita, y con otra y con otra hasta formar parte de la marabunta de hormiguitas ornamentadas que malvenden su alma y su cuerpo por una cáscara de pipa o una hoja seca que le dé cobijo. Las hormigas, provenientes de todas partes del mundo y de todas las maneras posibles: grandes, pequeñas, negras, rojas, herbívoras, carnívoras… corren incesante por los túneles subterráneos en direcciones opuestas, contradictorias, formando figuras móviles desde el cielo del infierno. Y vuelven exhaustas de sus destinos oprimidos, ojerosas, somnolientas, abatidas tras la larga jornada de traqueteo incesante, anónimo, arrastrando sus diminutas preocupaciones mientras los enormes pies, cubiertos con caros zapatos, amenazan a pisarlas en cualquier momento. Las hormigas fluyen a millones, días tras día, bajo el suelo del mundo donde se toman las decisiones que marcarán su futuro. El tiempo apremia.

sábado, 12 de mayo de 2012

Desesperación absoluta

Tengo la agobiante impresión de que se me están acabando las hojas en blanco de esta libreta y haciendo repaso pude ver que tantas palabras, unas tras otras, no han servido para aclarar nada. Olvidé lo que dije un día, pues las palabras en sí quedaron vacías, huérfanas, ante el hoy imperante. He olvidado lo que quería decir, los recuerdos se los llevó la lluvia y deben correr inquietos rio abajo hasta confundirse en un mar incierto de palabras anónimas y recuerdos confusos, deshechos, dispares… Las palabras no tienen tiempo ya y digo Diego donde dije digo porque no recuerdo lo que dije. Ya no hay pan para los pobres, ni pobres sin consuelo. La fosa que cavaron los gigantes ha llegado hasta el infierno. Puede ser verdad eso que dicen los que un día padecieron: la juventud de hoy quiere luchar, pero no sabe cómo hacerlo, porque nunca lo han hecho.

jueves, 19 de abril de 2012

¿Rojo o negro?

Ya sé que estoy siempre quejándome de esta puta vida. Llevo unos días sin escribir nada en este saco de angustias porque no quiero trasladaros mi estado de ansiedad. Y es normal, porque no todo nos sale según lo previsto, porque vemos cómo los planes van fracasando uno a uno, porque las cosas no marchan como a nosotros nos gustaría, porque somos idealistas e inconformistas. Y esto es bueno. Muy, my bueno. Esto quiere decir que a pesar de los vaivenes del destino, a pesar de las continuas malas noticias diarias, a pesar de los abusos de poder, nosotros seguimos soñando con un lugar mejor donde vivir.

Hoy no me queda más remedio que reconocer que muy a pesar de todo: de la crisis, del paro, de la dependencia paterna, de la imposibilidad de acción, del miedo, de las dudas… es muy excitante no saber qué va a ser de mi dentro de apenas un mes. Dónde viviré. Con quién. Cómo me ganaré la vida. Cuales serán entonces mis problemas fundamentales. Hacia dónde me llevará el destino. A qué personas conoceré… Y, aunque esta sequía de información resulte agotadora y machacante, es honrado decir que resulta verdaderamente emocionante.

Muchas veces me habéis criticado por envidiar visiblemente a todas esas personas que tienen unos planes a corto, medio o largo plazo, pues tienen la seguridad de saber dónde, con quién y cómo van a estar. Esa estabilidad en la vida, da confianza a uno mismo. Yo siembre envidio lo que no tengo… pero por otra parte, las páginas de mi libro están aún por escribir, y es realmente gratificante ver, día a día, cómo la propia vida va imponiendo su devenir, sin que yo pueda adivinar por un segundo qué cauces tomará al día siguiente. La vida se convierte, per se, en una inquietante sorpresa, y a mí me encantan las sorpresas.

Entonces, todos los que nos vemos naufragando en un océano infinito de posibilidades que se escapan de nuestras manos, ¿somos víctimas o agraciados? La respuesta es bien sencilla: Depende del día.

Feliz día a todos, y si hoy no resulta ser un día muy feliz para ti, no importa, no pasa nada, sólo tienes que esperar a ver qué tal mañana. No siempre va a salir rojo, o siempre negro en la ruleta. Es una cuestión de probabilidad.

viernes, 13 de abril de 2012

Soñando la realidad

Con lo fácil que es acostumbrarse a lo bueno… tenemos que vernos de golpe a vivir la cruda realidad de los días. El frio y la soledad se hacen perpetuos en un invierno que nunca termina. Las sombras desconocidas me acechan a cada paso, las dudas, los temores… Deshago la maleta, repleta de vivencias y guardo las risas, las prisas, el calor de tus besos que calientan el deshielo… en un cajón cercano, para que pueda echar mano cuando se vuelva a caer el cielo. Olvido lo feliz que fui por un segundo para volver a la rutina del que nada tiene que hacer, más que buscar y buscar, como una aguja en un pajar, algo con que entretener el tiempo que decae, muerto casi, en el segundero del reloj. Las prisas hoy son de otros que miran y escuchan y ríen y juegan por las calles y aceras, saltando los charcos que la lluvia va dejando, mientras yo, una vez más, vuelvo a morir ahogada en esta realidad que no es más que un al sueño.

Gracias a Dios, de vez en cuando despierto...

sábado, 31 de marzo de 2012

Aplastante filosofía de un niño de siete años

Ayer estaba en uno de esos días en que se te cae la casa encima. Pensaba que no podía hacer nada para mejorar mi situación actual. ¿Qué puedo hacer yo, si no soy nadie? Entonces, no sé por qué me acordé de una conversación que tuve una tarde estival, de calor bochornoso, en la que toda la familia estaba dormitando en el sopor de la siesta en sus respectivas habitaciones, y yo aproveché el momento de soledad para darme un baño y tomar el sol en la piscina que todos los años montamos en el huerto de mi casa para el disfrute de los pequeños (y de los no tan pequeños). Entonces mi sobrino Roberto, cuya ansia por vivir la vida no le permite disfrutar de la siesta, se metió conmigo en la piscina y me dijo:
- ¿Sabes tía que yo he inventado el agua?
- Ahh, ¿si?, le contesté sin hacerle demasiado caso.
- Sí, pensé que sería interesante inventar algo para jugar y refrescarte en verano y entonces inventé el agua. Pero no te creas que sólo inventé el agua, sino que también he inventado todo lo que tiene que ver con el agua.
- Por ejemplo, ¿qué?
- Pues todo: las piscinas, los flotadores, la colchoneta esa en la que ahora estás tú tumbada, también la inventé yo.
- ¿No me digas? Pues que gran invento., le seguía yo la corriente.
- Ya lo sé. También inventé el pozo, para poder llenar de agua la piscina.
- Buena idea.
- Y también inventé el hielo. Claro que para inventar el hielo, tuve antes que inventar el congelador.
- Claro.
- Y después inventé los polos de sabores y después el helado. ¿Y sabes también qué he inventado?
- ¿Qué?
- El mar, por su puesto. Pero el mar al principio estaba quieto y no se movía, y pensé que debía inventar entonces las olas, así que metí mis manos en el mar y lo removí así con fuerza y entonces inventé las olas.
Mientras me explicaba esto, ejemplificaba el acto, metiendo los brazos en el agua de la piscina y removiendo con tal fuerza, hasta provocar un pequeño oleaje que casi me hace volcar de la colchoneta.
- Pues sí que estás tú hecho un buen inventor, le dije mientras me recomponía encima de mi, hasta entonces, plácido acomodo.
- Pues sí. ¿Y sabes también qué me he inventado?
- ¿Más?
- Sí, la lluvia la he inventado yo, porque un día pensé que el agua de la tierra se podía acabar y estaría bien que de vez en cuando lloviera para que se volviera a llenar la tierra de agua y llenar las piscinas. Además yo puedo hacer que llueva siempre que quiera, sólo tengo que cerrar fuerte los ojos y pensar que llueva, y entonces empieza a llover.
Hasta aquí llegó la cosa. Me incorporé de mi colchoneta y le dije:
- ¿No crees que eres un poquito mentirola?
- Noooo, bueno… aunque en mi colegio de Logroño me decían Roberto el mentiroso…, ummm, pero eso era por otra cosa… lo que te estoy contando ahora es todo verdad.
- ¿Entonces es verdad que puedes hacer que llueva?
- Sí.
- ¿Ahora mismo?
- Sí, claro.
- Pues hazlo.
Y me respondió muy convencido:
- Jo, tita, es que a mí no me apetece que llueva ahora, que estamos aquí tú yo tan agustito, conversando…

Ayer recordé esta historia y no pude más que reírme. Si mi sobrino de siete años puede hacer que llueva, ¿qué no puedo hacer yo…?

jueves, 29 de marzo de 2012

En el nombre del hijo

Qué difícil es poner nombre a un hijo. Sobre todo por eso de que el nombre, según dicen (y yo discrepo), marcará la personalidad del futuro hijo. Estamos seguros de que queremos que nuestro niño sea el más guapo, el más listo, el más deportista, el más compañero y generoso… vamos, que sea el dechado de virtudes que no hemos sido capaz de ser nosotros… Pero vamos a pensar por un momento con la cabeza bien fría: ¿De verdad queremos que nuestro niño sea el más listo? O sea, el empollón de la clase, un bicho raro del que los demás niños se mofan en el recreo, el “pollito” en el partido de fútbol del recreo (o en cualquier otro juego), el “gafitas cuatro ojos capitán de los piojos”? O imagínate por un momento que es el más guapo. En tal caso, has de saber que cuando esté en plena pubertad, (esa edad odiosa de cambios físicos y metafísicos), tu pequeño, tan bonito, probablemente se convertirá en un mini personaje chulesco, que colecciona novietas a las que, con sólo quince años, rompe el corazón sin, por ello, perder el sueño, sin sentimiento, ni sensibilidad alguna. (No es que sean malos, es que la sociedad los hace así) ¿Y si en vez de un niño fuera una niña? Piensa por un momento qué pasaría cuando tu princesa de quince años sale con su pandilla para hacer botellón, (o vete tú a saber qué, por que “botellón” es un término acuñado desde hace menos de 15 años, que todos sabemos qué significa, pero quién no te dice a ti que de aquí a dentro de otros 15 años no se invente otro término, como el “pastillón”, que os podéis imaginar lo qué significa). Bueno, pues eso, imagina por un momento a tu pequeña princesa por ahí, sabiendo, a ciencia cierta, que es la “tía buena” de la pandilla, diciéndote: “No pasa nada, mamá, todos mis amigos hacen pastillón. Ya acudiré el lunes…!!!” ¿Y qué tal si tu niño fuera muy buena persona, generoso y compañero? Pues viendo lo aprovechados e interesados que son los chicos de hoy en día, seguro que tu niño sería el tonto de turno, del que los demás se aprovechan. El que se deja copiar en los exámenes, el que reparte la paga con sus amigos, el que se lleva la culpa por pecados ajenos… ¿Y si fuera un superdeportista? Bueno, en tal caso el Real Madrid se lo llevaría con tan sólo diez o doce años para su cantera y lo perderías de por vida. Se convertiría en un materialista, superficial y engreído. Pensándolo bien, esta no es tan mala opción, así que ya sabéis inminentes futuras madres, si tenéis un varón colocarle un balón en los pies desde antes de que empiece a andar. Hoy por hoy es la mejor opción. Si, por el contrario, es chica, rezad porque os salga lista…

Ay, Dios, qué difícil desde antes de nacer...

martes, 27 de marzo de 2012

Me das la vida

Sonrío cuando me despiertas por la mañana con una dulce caricia y tu calor, y entonces sólo deseo que me acompañes durante el largo día, envolviéndome en abrazos interminables y besos apasionados. Cuanto te he echado de menos este invierno. Contigo soy otra persona y no me canso de tu compañía. Me das la vida y me la quitas siempre que, cobarde, te escondes entre nubarrones de interminables tormentas, pero me la vuelves a dar al pasar la tormenta, porque siempre pasa, apareces de nuevo, tímido, casi avergonzado y poco a poco te vas imponiendo hasta caer todos rendidos a tu presencia. Me embelleces siempre, pegado a mí, formando parte de mi propia piel y ensombrezco en tu ausencia, desapareciendo la alegría que traes contigo. Eres fiesta, amor, lujuria y deseo.

Te necesito, querido Sol, porque me das la vida…

viernes, 23 de marzo de 2012

España

En un país en el que se atropellan las justicias, se apalea al desarmado, se silencia al pueblo, se ignoran los derechos, se humillan las virtudes mientras, como imbéciles, se aplauden los defectos, se apoya al corrupto, escupen los decretos que defienden al pobre y amparan al obrero. En un país en el que la voz de uno suena por encima del viento, acuchillando los avances que la historia ha ido imponiendo En un país que se duele, que llora, que grita ignorado, las injusticias que ante sus ojos se están cometiendo a diario… ¿Qué se puede decir de un país abandonado, en el que la mayoría tiene suficientes conocimientos para saber hasta qué punto son graves los crímenes que se están cometiendo? Y aún a sabiendas de que lo visto es solo el comienzo, España, que somos todos, patrón y obrero, derecha e izquierda, Madrid y Barça, capitán y marinero, no quiere ver el desprecio con el que se trata a su gente, a sus ciudadanos, a su pueblo. Hay algo más que un sentimiento de indignación e impotencia, que impera estos momentos, inundando todo de tristeza. La pasión del español está decayendo, aniquilada poco a poco, por la de otros más extremos. España quedó muda un invierno, y ahora añora no haberse quedado ciega y sorda y muerta, para no ver pisoteadas aquellas batallas ganadas que heredaron del sacrificio de padres y abuelos.

No queda mada, más que dormitar durante este mal sueño o huir lejos, como ya antes otros hicieron.

jueves, 22 de marzo de 2012

Como cualquier adolescente

Recuerdo el día en que viniste al mundo y la emoción que sentí al tenerte entre mis brazos por primera vez. Eras tan pequeño, tan indefenso… te había adivinado de todas las maneras del mundo y de ninguna. ¡Cuántos planes tenía para ti! La gente me paraba por la calle para decirme lo bonito y lo gracioso que eras. Todos querían verte la carita de niño malo y reírse contigo. Decían que ibas a llegar muy lejos.

Ahora sin embargo, la cosa es bien distinta. No sales de casa, no haces nada, no te encuentro salida, me haces gastar mucho dinero y no me das más que problemas mientras que yo me paso el día pensando en tu futuro.

Ya sé que las cosas no van bien, que es muy difícil buscarse un hueco ahí fuera, que hay muchos y mejores que tú en las mismas circunstancias, pero eso no debe echarte atrás. Quizás tú no tengas la culpa de todo lo que te sucede. Yo admito mi responsabilidad. Sé que no lo he hecho todo bien y te he fallado en algunos momentos. Perdóname, es justo lo que nos pasa a las madres primerizas que un día sin esperarlo se enteran de que están engendrando una criatura dentro y no se dan cuenta del nivel de responsabilidad al que se enfrentan de por vida. No te cuidé demasiado. Apenas pensé ni en tu nombre. Tampoco yo sabía nada de esto antes de que tú aparecieses en mi vida.

Estoy desesperada, ayúdame a seguir adelante, porque sinceramente no sé que voy a hacer contigo, y ahora mismo eres lo único que tengo, mi queridísimo libro. Tú y yo solos ante el mundo, mientras que el mundo parece girar en contra de nosotros. Seguiremos luchando hasta donde lleguemos.

miércoles, 21 de marzo de 2012

La primavera no me altera

¡Por fin primavera! Los días son más largos, los árboles florecen tras las heladas del frío invierno, volvemos a ver color en las calles, en los escaparates de las tiendas, en los rostros de quienes felices pasean por el pueblo. El calor poco a poco irá entrando en nuestro cuerpo, alterando los sentidos. Vuelven las sonrisas, las giras y ferias… Sin embargo yo estoy demasiado negativa para ver el lado positivo de la belleza que la primavera acarrea. Vuelve la primavera, estación endemoniada para los alérgicos. Vuelven las flores y con ella los insectos, que para mí se traduce en picadura, ronchas y salpullidos. Viene lento el calor, y el obligado cambio de ropero, y ahora chicas, nadie podrá ocultar esos kilitos de más que pusimos este invierno, con la complicidad de capas y más capas de toneladas de gruesa ropa. Ahora no hay cómplice que oculte nuestro pecado capital. Las piernas quedan al descubierto, libre de medias asfixiantes que dejan ver el lastimero casi enfermizo color nuestra piel. Las elegantes piernas enfundadas en espuma negra se convierten en dos lánguidas, blanquecinas piernas, llenas de picaduras y de pelos que, ahora sí, deberemos quitar cada 15 días.

Los días son más largos y de esta manera nosotros, los parados, gozaremos de unas cuantas horas más de luz solar para darle vueltas y vueltas en la cabeza a qué hacer con ese gran excedente de tiempo y morir preguntándonos qué va a ser de nosotros.

Vuelven los escaparates inundando color, que algunos no podemos ni pararnos a mirar, mientras desempolvamos los colores de otros años pasados, rezándole al cielo porque la moda no haya cambiado, o incluso más importante todavía, porque sigamos entrando en la misma talla.

Vuelven las mismas fiestas, giras y ferias que otros disfrutarán… y las sonrisas quedaron perdidas en los confines de la felicidad.

Definitivamente este año la primavera no me altera.

lunes, 19 de marzo de 2012

No sé lo que quiero

Nunca me sentí más fuerte, y a pesar de ello, soy tan vulnerable… todo lo que deseo es tan sencillo. Todo lo que amo está tan cerca. Todo lo que sueño es tan simple, tanto que no tengo lo que deseo, ni lo que amo, ni lo que sueño. Seria mejor tener sueños inalcanzables, para que por una vez en la vida, por una sola vez, mi insatisfacción fuera merecida. Y mientras la vida no me da más que salud, yo la maltrato por ser lo único que tengo. Ya no entiendo nada de mí misma. Ya no me comprendo. Si me esfuerzo y no lastimo, no será suficiente esfuerzo. He ahogado mis penas muchas, en alcohol barato. He maldecido a mi suerte y ahora lo estoy pagando. El mundo es tan pequeño, tan pequeño y anticuado, que siguen siendo los pesares los mismos que tuvo antaño, una tras otras, las mujeres de mis antepasados. Quiero pan y una isla y un amor apasionado. Quiero miles de fantasmas que no existen sin milagros. Quiero un mar y una brisa y un verano tras verano. Quiero un sol y una luna y un saber endiablado. Quiero y no puedo tener lo que tengo, que lo tengo aparcado, por si un día no lo quiero.

miércoles, 14 de marzo de 2012

No es que sea fea, es que todos a mi alrededor son demasiado guapos.

¿Y qué si soy fea? Hay cosas más importantes que una simple belleza física. Hay otros por ahí que son tontos, y lo saben, y no por ello se sienten menos que los demás, siempre y cuando tengan un buen torso o una bonita sonrisa que mostrar al mundo. Los feos estaremos de moda algún día. Los feos triunfaremos en el futuro, o incluso en el presente. Bill Gates es feo. Pero feo, feo, y sin embargo… no son pocos los que le envidian. Gabino Diego, mi actor favorito, es feo. Picasso era feo, Bárbara Streisand, Lucía Etxebarría, Leonel Messi, Rajoy es feo, feo y bobo, y sin embargo mira, ahí lo tienes, presidente del gobierno. ¿Quién dijo que para triunfar en la vida hay que tener un bonito molde? Semejante tontería. Yo soy fea, y a mucha honra. Soy una fea que tiene una familia bonita, un novio bonito, unos amigos bonitos… Quizás ese sea el problema. Claro!! No es que yo sea fea, sino que las personas de mi entorno son demasiado bonitas. No llego al nivel.

Hay veces que vemos una pareja descompensada en belleza y pensamos “¿qué puede tener el feo para merecerse al guapo?” Por qué no podemos pensar por un momento “¿qué tendrá el guapo para merecerse al feo?” Somos crueles con nuestra especie. En fin, que yo en cosas de amor siempre pensaré que cada cual tiene lo que quiere, o en su defecto, lo que se merece. Por ejemplo, yo que nunca he hecho daño a nadie (al menos no conscientemente), que me he portado bien con la gente de mi alrededor, que he ayudado siempre que he tenido la ocasión de hacerlo, la vida me ha premiado poniéndome al lado a un hombre hermoso, deseo de cuantas féminas divisen su porte y elegancia. Ahora estoy segura de que ha sido un premio por mi buen hacer. Él, sin embargo, quizás se haya portado muy mal en la vida, y al final lo que ha obtenido soy yo. Esto es lo que hay… O quizás sea al revés… No sé que opinarán los demás al respecto, ¿crees que te mereces a la persona que tienes al lado?, ¿crees que ella o él te merece a tí?

lunes, 12 de marzo de 2012

Huelga

Anoche iba camino de Sevilla en el coche con mi medio limón, escuchando las (nada alentadoras) noticias sobre la economía de nuestro país y los pormenores de la huelga general que se está tejiendo en contra de la reforma laboral. Sorprendentemente, nunca había habido una aceptación tan masiva de una huelga general por parte del pueblo como en este momento, sin embargo, muchos trabajadores, la mayoría, confiesan que no secundarán la huelga. ¿Cómo puede ser esto? Por miedo. En estos momentos los españoles desayunamos miedo casi a diario. El miedo que ya existía por parte de los parados, por no encontrar trabajo, se suma ahora al de los trabajadores por perder el que tienen. Y es lógico, pues si algo está más que claro en este país es que cualquier cosa puede suceder, y nosotros, los pobres, siempre nos ponemos en el peor de los casos. Así que puede, perfectamente, darse el caso de que cuando más motivos tiene la gente para manifestarse, menos lo haga, gracias a ese miedo.

A mí me gustaría ir a la huelga de trabajadores, pero como no soy trabajadora…, me pongo en huelga de ideas. Voy a tomarme un día sabático de no pensar, como protesta a la situación político- económica actual. Ya sé que mi huelga va a traer muy pocas repercusiones, por no decir ninguna, y es que, al fin y al cabo, parece ser que somos muchos los que últimamente estamos en constante huelga intelectual. La mía no afecta a nadie, pero sí la de tantos y tantos antiguos justicieros que hay ahí fuera, profesores, académicos, jueces, instructores… gente que lucha día a día con o contra el sistema y que últimamente parecen estar en huelga de valores, valor y fuerza. Que vayan a la huelga los empleados de banca en contra de los abusos que sus empresas financieras cometen contra el pueblo. Que se pongan en huelga los funcionarios contra sus propios gobiernos, corruptos y autoritarios.

Yo hoy estoy en huelga, no voy a pensar más porque me da dolor de cabeza, porque cuanto más piensas más infeliz te vas haciendo, porque pensar no trae nada bueno, porque es mejor actuar. Pero, ¿qué pasaría si todos dejáramos de pensar por unos días? ¿Os imagináis a todo el mundo actuando según sus instintos, como animales? Sería divertido verlo, aunque sea por un momento. Pero la vida no son un montón de momentos divertidos. Si fuera así, la diversión no existiría, pues sería la norma. En fin, que ya estoy pensando, y no quiero.

Queda clausurado este blog, por falta de ideas emotivas e innovadoras y por falta de motivación, hasta próximo aviso.

jueves, 8 de marzo de 2012

A la mierda Murphy

Hoy se me ha caído la tostada, y la mantequilla ha quedado en la cara de arriba. Hoy, que no esperaba nada, he tenido alegría. Hoy las leyes de Murphy se caen por las escaleras. Hoy cambio una sonrisa por mil penas. Hoy estoy tranquila y serena. Hoy las cosas son tan sencillas como parecen. Hoy el tiempo está en su sitio y las cosas no tienen por qué ir mal. Hoy no hay problemas sino soluciones. Hoy todos somos ingeniosos, no sólo los tontos. La imperfección es parte de la vida y la naturaleza no tiene predicción por los infortunios. Mañana no va a ser peor de lo que fue ayer. Me encuentro bien y no, no se me va a pasar. Los sucesos fortuitos ya pasaron todos juntos. Nada puede salir mal, porque ya han salido mal antes. Las tareas cotidianas son demasiado difíciles como para ser simples. Y ¿por qué?, porque he dejado de tener un simple martillo, y todo lo demás ha dejado de parecer un clavo. Tengo una completa caja de herramientas que iré incrementando con el tiempo, con lo cual, todo estropicio tendrá su correspondiente herramienta para su corrección.

lunes, 5 de marzo de 2012

Todo viene de vuelta

Dicen que errar es humano y yo creo que debo de ser muy, pero que muy humana, estúpidamente humana, diría yo… Lo que no se puede negar es que todo, absolutamente todo, viene de vuelta en la vida. Y de qué manera… Zorra, vieja y sabia la vida, paciente rencorosa, sabe esperar el momento oportuno para obligarte a poner la otra mejilla. Recuerdo como si fuera hoy aquel día glorioso, cómo aquel regalo divino, en forma de cartera de piel natural, repleta de tarjetas, documentos y un fajo de billetes de los cuales entonces yo no sabía ni su valor, debido al reciente cambio monetario que padecimos en aquel 2002, que ya está algo lejano. Entonces tomé mi regalo, pagué mis deudas y dije: “!Gracias Dios!”, y me reconcilié con el ser supremo, que tan abandonado me había tenido durante los años anteriores, pues me creí recompensada por los males sufridos. ¡Cómo disfruté de ese regalo material que Dios puso en mi camino! (¿Recuerdas Javi?).

Ahora, sin embargo, ¡maldito Dios!, me llega la hora del pago, con su debido incremento del IPC de los diez años pasados desde entonces. Sólo espero que, ya que no falta gente en estos momentos que lo esté pasando mal, mi cartera haya ido a parar a manos de algún desamparado que goce de este regalo divino tal y como yo lo gocé en mis tiempos. Y quiero recordar que yo, aquel día, me aprovisioné de lo que necesitaba (el dinero) y entregué la cartera tal cual estaba, en un buzón de correo. Espero que el individuo que ahora se encuentre disfrutando de los 300 € que tanto me costó ganar, haga lo propio, más que nada, por el inconveniente de tener que sacarte toda la documentación nueva y por recuperar las fotos de mis seres queridos y alguna que otra nota de gran valor sólo para mí.

En fin, afortunado desconocido, quiero decirte, para que lo sepas, porque es cierto como la vida misma, que disfrutes de los bienes materiales que te han sido puestos en el camino hoy, porque mañana, o pasado, o el otro… lo pagarás. No sé cuando ni cómo, de eso ya se encargará la zorra, vieja, sabia y rencorosa vida.

viernes, 2 de marzo de 2012

la lucha diaria

¿Qué me hará diferente?, ¿cuál será el detalle?, ¿qué debo cambiar? Lo único cierto es que cuanto más preparada está una persona para algo, más dudas tiene sobre su propia preparación. Recuerdo cuando tenía veinte años y me comía el mundo a grandes bocanadas de fanfarronería barata, porque no era más que una niñata ignorante, ilusa (¡qué maravilloso!!) y entusiasmada con una realidad que no existía más que en mi cabeza. Cuántas veces habremos dicho “si yo hubiera sabido esto antes… ” sin darnos cuenta de que si hubiéramos sabido todo antes, no nos habría pasado nada interesante. La vida carecería de sentido lógico, sería tan simple como recorrer un sendero mil veces recorrido. Aquello de lo que nos quejamos es realmente lo que nos hace felices, pues es eso, precisamente, lo que nos falta, por lo que luchamos incesantemente.

Un día sin lucha es un día perdido, y nosotros, pequeños soldados de un gran ejército, seguimos luchando , aunque las armas nos sean arrebatadas, para alcanzar los sueños que ya lograron conquistar unos cuantos pobres desgraciados.

Quien no tiene nada, lo tiene todo por conquistar. ¡Qué maravilloso contradecir para los que ansiamos un mundo entero de emociones!

Sigue luchando cada día con la alegría de saber que mientras haya lucha habrá alegría.

jueves, 1 de marzo de 2012

Soy única e irrepetible (idética a todos mis semejantes)

Es cierto. Hay veces que parece que el universo infinito esté predispuesto de cierta manera para que algo te ocurra a ti y nada más que a ti. Mucho más aún. En ocasiones, en nuestro afán de protagonismo, nos creemos los elegidos: Vemos una oferta de empleo, leemos los requisitos a cumplir y pensamos, “este trabajo está hecho a mi medida”. Si te vas a casar, el día que la novia se compra el traje dice: “!Ya tengo el traje, parece que me lo hubieran hecho a media, era justo lo que quería!”. Buscamos un piso y justo vemos uno que “era el nuestro”, escuchamos una canción que nos hace sentir cosas y “es nuestra canción” porque realmente parece que un día alguien que me conoce mucho la compuso. Y no digo cuando conoces a la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida, “es justo lo que yo quiero”… Este acto de egolatría, de creernos reyes por un instante, no hace más que acentuar lo iguales que somos todos. Seguro que miles de personas pensaron lo propio al ver la misma oferta de empleo, al probarse el mismo vestido de novia, al entrar en el mismo piso, al escuchar la misma canción, y, por su puesto, al conocer a tu mismo novio… Pero bueno, esto no es una propuesta firme de celos. Yo, gracias a la vida, ya superé eso hace años (son las consecuencias de tener un novio rabiosamente atractivo). Lo digo porque ayer mismo llegó a mis manos, gracias a una amiga (Princesa), una buena oportunidad para una escritora novel como yo, y, leyendo todos los requisitos y menesteres que precisaba el concurso, yo era, sin lugar a dudas, la persona que están buscando para premiar con tan suculenta beca. Cumplo a rajatabla los pormenores de tan exhaustivo concurso y, siendo franca, supongo que, al igual que yo, habrá otros cientos de miles de talentos ocultos que ansían ser descubiertos, pensando lo mismo.

Ahora que me doy cuenta de lo vulgar de mi excelencia, sólo me queda decir, una vez más: ¡Que haya suerte!

lunes, 27 de febrero de 2012

Haciendo pie

Desde luego es increíble cómo cambia la vida, cuando menos te lo esperas, sorprendiéndote a cada paso. Hay veces que las cosas van tan bien, que te asustas tú misma, de ver cómo se va imponiendo la lógica aplastante en cada circunstancia, y los retos te van haciendo más fuerte para el día de mañana, que no creo que llegue nunca a ser tan duro como fue el día de ayer.

El viernes fue un gran día, pues me atreví a dar un salto enorme que no había dado nunca. Y era un salto difícil. Si fallaba caería al precipicio del desprecio o el vacío, sin embargo yo, cogí aliento e impulso y salté, tan segura de mí misma como siempre había querido ser. Y lo conseguí, fue un salto fugaz y limpio que mereció el aplauso unánime del público que lo presenció. Ahora sé que soy capaz de saltar y estaré preparada para dar el salto en cualquier momento, pues ya no tengo dudas, ya no hay miedos, ya sé que soy plenamente capaz de hacerlo. Gracias a todos los que estuvísteis para verme lanzar al vacío, gracias por estar siempre ahí, por si hubiera que recoger mis pedazos del suelo del olvido.

Hoy me he sorprendido al abrir el blog y ver que hemos llegado a superar las 10.000 visitas. Es un gran acontecimiento, Todavía me acuerdo del día que, tímida, escribía mis primeras palabras en este diario de penas y nostalgias, con pleno convencimiento de que a nadie le podía interesar las tonterías que en él dijera. También es verdad que me he autocensurado algunos razonamientos que, aunque sigo pensando, creo que son demasiados radicales para este mundo en el que vivimos, y sobre todo para esta seudodemocracia que sufrimos. No obstante, cuando consiga ser más y más fuerte, sacaré pecho para expresarlo, porque sé que muchos de los que me leéis a diario pensais igual, y, de vez en cuando, en este mundo que se hace un poco el loco de todo acontecer cotidiano, mola que de vez en cuando se diga, para que no piensen los altos cargos que el pueblo es tonto.

De momento, y mientras consigo hacer pie en tierra firme, seguimos quemando madera en una hoguera que parecía extinguirse y poco va poco va cogiendo alimento, para poder crear un gran incendio intelectual que arrase de una vez con la ignorancia generalizada que se está comiendo España.

Somos muchos. Somos fuertes y somos buenos.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Carta de despedida

Ha sido bonito tenerte aquí durante este tiempo. Te fuiste un día, hace ya unos cuantos años, buscando tu destino, y desde entonces no habíamos tenido la ocasión de compartir tantos ratos juntos. Hemos recordado nuestros años mozos, aquellos del instituto, cuando nuestro mayor problema era aprobar inglés con el Lemus, o filosofía, cuando las noches eran demasiado cortas y el alcohol siempre era insuficiente. Los años en los que éramos unos locos desarmados, siempre con más de un motivo para mondarnos de risa. Los años de la inconsciencia, el desenfreno y la ausencia total de deberes y horarios. Ha sido precioso recordar cómo un día éramos, sencillamente, felices con cualquier tontería.

Ahora nos ha cambiado mucho la vida, pero me alegra comprobar que, a pesar de ello, nosotros seguimos siendo los mismos locos desarmados que disfrutamos con poco.

Una vez más vuelves a partir, buscando tu destino. Espero que las cosas te vayan bien, y que dentro de unos meses vuelvas a tu pueblo, con tu familia, con tu gente, con tus amigos, y nos reunamos para reírnos de pasado, del presente y del futuro, tan crudo como cómico, que nos espera a todos. Ya sabes que cuando vuelvas, seremos algunos más en la pandilla. Es increíble pensar que nos podemos reproducir entre nosotros mismos, espero que lo que salga de esa unión sea igual de marchoso y divertido que los árboles de los que proviene. Ya lo iremos viendo…

Y bueno, poco más, seguiremos en contacto cada día, aunque no podamos dar esas vueltas al pueblo, en las que nuestras lenguas arpías acaban más cansadas que las mismas piernas.

Hasta pronto, Lery, amigo.

martes, 21 de febrero de 2012

Sólo palabras

De momento no tengo nada, sólo un montón de bonitas palabras. Palabras que adornan, que endulzan, que engalanan. Palabras rimbombantes, palabras agitadas, que parecen traer nuevos vientos, aunque no traigan nada. Y cuando, una vez más, pasa el tiempo, y sólo tienes palabras, unas que se llevó el viento y otras que, escritas, no saben a nada, ya no crees en la vida, ya sólo esperas silencio, de todos aquellos que gritan, sin decir nada cierto. Hoy en día, que tan poco valen las palabras, que todos hablamos por hablar, sin pensar apenas en el valor de lo dicho, ¿qué importan las palabras?. Todos decimos y decimos y de aquello que pronunciamos, nada es tan importante como lo que callamos.

Esa es mi riqueza: palabras tras palabras, encarceladas en un viejo ordenador, que tiene las horas contadas.

Ojalá las palabras tuvieran valor absoluto. Ojalá costara un céntimo cada palabra que sale por la boca de cualquier individuo. Sólo de esa manera nos evitaríamos más de un disgusto. Una multa de mil euros a quien no cumpla su palabra. Que la mentira fuera el mayor de los delitos cometidos por el ser humano, mucho más que el asesinato, pues quien miente con agravio se merece la mayor de las penas. Que la palabra no sea la condena. Que la palabra vaya a misa, que quien la diga sea franca y buena, que las letras no están hechas para bocas halagüeñas que las utilizan para sacar provecho.

Yo te acuso, por derecho, de mentiroso embaucador, que a través de la palabra (gloriosa diosa) y armado de valor, destrozaste la ilusión de una ilusa que te creyó.

lunes, 20 de febrero de 2012

Todo no se puede comprar

Si sólo somos unas manos que trabajan, una cabeza que piensa y un corazón que ama, ¿para qué tanto preguntarse por el destino? En el futuro no hay nada. Ni el cielo es el paraíso ni el infierno es eterno. No hay nada más bello que luchar por los demás, sin obtener nada a cambio, ni esperarlo. ¿Qué puede ofrecer el que no tiene nada? La respuesta es bien sencilla, lo mismo que el que lo tiene todo: Unas manos que trabajan, una cabeza que piensa y un corazón que ama. Todo lo demás es superfluo, pasajero, condicional. Todo lo demás no vale nada, nadie podrá reclamarte nunca, siempre y cuando tus manos trabajen, tu cabeza piense y tu corazón ame. Esa es la salud para con todos y quien obra con coherencia no debe esconder sus actos al público que presencia. Solo algunos son poderosos. Sólo algunos lo tienen todo. Ahora bien, si tus manos no trabajan, tu cabeza no piensa y tu corazón no ama, lo siento amigo, pero estás muerto.

jueves, 16 de febrero de 2012

Mis primeras palabras para tí.

El ser humano es impredecible. Hay veces que acabas de conocer a una persona y al momento parece como si ya la conocieses de toda la vida. Otras sin embargo, nunca acabas de conocer a alquien aunque la tengas siempre cerca.

A veces nos agobiamos con nuestros problemas, que no son pocos, aunque sí que lo son, y de repente una noticia hace que se desmorone todo el sistema de prioridades, se nos olvidan los problemas, que no lo eran, y ya sólo podemos pensar en esa noticia y en las consecuencias que traerán a nuestra vida. Con ilusión, pero también con mucho miedo de no saber estar a la altura de las circunstancias, con alegría, pero también con pena, abandonamos un mundo al que no volveremos jamás, para ir a formar parte de otro muy distinto del que no retornaremos nunca. Esto no quiere decir que el nuevo sea un mundo peor, pero sí diferente, muy diferente. Y nos preocuparemos más que nunca por el futuro. Y ya no nos importará no estrenar nada el día de Nochevieja, o quedarme sin vacaciones, o no poderme comprar esos zapatos que tanto me gustaron, porque esos problemas mundanos son de la vida que dejamos atrás. Sin embargo en esta nueva vida nos emocionaremos con una sonrisa, con una caricia, con una mirada, con una palabra mal dicha que sonará a música.

Sí, a veces conoces a alguien y en seguida lo aprecias, lo estimas. Yo todavía no te conozco y ya te quiero. Es verdad que la vida es dura, que tropezarás y caerás mil veces, que las cosas no siempre te saldrán como esperas, que algunas personas te decepcionarán, pero no te preocupes porque siempre tendrás cerca muchas manos que te ayuden a saltar los obstáculos del camino.

Tu madre me dijo al comenzar el año que este 2012 sería por fin nuestro año, que nos cambiaría la vida. Suelo llevarle la contraria en todo, pero ahora no me queda más que reconocerlo. Acertó de lleno.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Grandes hazañas de vidas pequeñas

La vida es muy complicada. Es tan complicada que si me preguntan cual sería para mí la vida perfecta, no sabría qué contestar. Sé perfectamente todo lo que me gustaría hacer, ahora que apenas puedo hacer nada. Pero si pudiera, ¿lo haría? Todo es muy difícil, y mientras las vidas ajenas te parecen perfectas, tú sigues divagando entre todas esas cosas que te gustaría hacer, y que, por desavenencias con tu propia vida, no puedes llegar a hacerlas. Me gustaría estar, al menos, segura de mí misma, de las posibilidades que tengo en este mundo infinito de competencias y competidores, que corren ansiosos hacia sus objetivos. Alguien dijo que el éxito no estaba allí esperando a los mejores, sino sólo a los más rápidos, lo cual hace que la carrera sea más angustiosa. Yo sólo quiero ser yo, conmigo misma, y aunque me repito a diario mis oraciones: “yo, me, mi, conmigo, por mí, por todos mis compañeros, pero por mí primero”, al final caigo en el pecado mortal de no llevarlo a cabo.

Me encantaría ser una de esas mujeres cuyo atractivo se fundamenta básicamente en su propia autoestima y la seguridad que demuestra de su persona. Estas mujeres impasibles que saben qué decir en el momento idóneo, quedando mudo a todo el auditorio. Quiero ser yo, vista desde fuera. Estoy segura de que si llegara a ser así, sería una persona increíble, pero siempre acechan los miedos, las dudas y los temores que sólo dejan ver de ti esa pequeña persona insignificante que ven los demás.

No obstante, los pequeños también tenemos nuestros pequeños ratos de gloria, con nuestros pequeños éxitos y los pequeños protagonismos que nos damos el lujo de disfrutar pocas y pequeñas veces. A veces algo muy pequeño, del tamaño de un garbancito, lo cambia todo, envolviendo el mundo en un aro de felicidad y esperanza.

Hoy ha sido un gran día en mi pequeña e insignificante vida.

viernes, 10 de febrero de 2012

Indignados y mudos

¿Qué será de un país en el que la justicia se ha convertido en un chiste? Los ricos roban impasibles, escudados en leyes hechas a medidas por ellos mismos, mientras los pobres van a cientos, van a miles a la calle de sus trabajos, y de sus viviendas por no poder pagar las abusivas cuotas impuestas por los nuevos señores feudales: los bancos. Y cuando de repente aparece un nuevo Robin Hood, que no roba a los ricos, pero sí defiende a los pobres, y lucha por honrar la memoria de algunos olvidados, aquellos, los primeros, lo que roban impasible haciéndose las leyes a medida del delito a cometer, le sientan en el banquillo de los acusados y se les aplicada una condena austera. En este mundo en el que los curas violan a niños, los malos son protegidos y los buenos atropellados, ¿hacia dónde va España?, ¿Cuándo acabó el caciquismo?, ¿realmente acabó?

Los libros de historia se desmoronan, llorando las partes que le fueron desmembradas, mientras nosotros, desgastados, abatidos ante tanta injuria, seguimos dando pasos ciegos, maltrechos, sobre la nada en la que se ha convertido España.

¿Hasta cuando la paz va a ser tan violenta?

miércoles, 8 de febrero de 2012

Impertérrito

Hoy he aprendido una palabra nueva. Al principio me ha costado decirla, pues aunque escrita parece otra cosa, si la escuchas por primera vez y luego intentas decirla, cuesta. La palabra en cuestión es IMPERTÉRRITO. Me ha llamado tanto la atención, que he intentado averiguar el significado desmembrando la palabra en partes:
Im: no, opuesto, contrario
Per: por
Térrito: terrestre o terrenal
Entonces, impertérrito tiene que se algo contrario a lo terrenal, celestial, efímero... Pues no sé, ya hay muchas palabras que quieren decir eso, ¿para qué otra?, además no tiene mucho sentido con el resto de la afirmación en la que se insertaba tan simpática palabra. Definitivamente tengo que ir en busca del diccionario, pues esto de desmembrar palabras e intentar extraer el significado por separado no siempre da sus frutos. No todas las palabras son tan fáciles de averiguar su significado como abrelatas o pintalabios… Así que dicho y hecho, asomo las narices en el diccionario y ¡sorpresa!, impertérrito significa que no causa impresión en el sujeto. Pero ¿cómo he podido yo vivir todos los años que he dejado atrás sin saber el significado de esta palabra? Si impertérrito significa que no se impresiona, lo contrario debe ser pertérrito. Vuelvo al diccionario, busco pertérrito y ¡no viene! Pero bueno, ¿el vocabulario se ha vuelto loco o qué? Cómo no va a existir pertérrito, si yo soy completamente pertérrita. Tiene que venir. Pero no, el diccionario no estaba equivocado. Pertérrita no existe, ni tampoco su homólogo masculino. Perdonadme que difiera del lenguaje, pero me parece muy, pero que muy feo que se invente una palabra tan difícil de pronunciar como impertérrito, que francamente, parece estar compuesta de dos sufijos y un lexema, y que casualmente el primero de esos sufijos se im-, con m, porque la siguiente letra es una p, que si no sería, in-, y que ahora resulte que el antónimo de esa palabra no sea la misma pero sin el im-. El lenguaje, perdonen que os diga, está más que loco…

Cuando luego, una vez que se me ha pasado la indignación con la lengua castellana, me he puesto a pensar en casos similares y me han venido a la cabeza algunos ejemplos:

Si pertérrito fuera lo contrario de impertérrito, bécil sería lo contrario de imbécil, presionante sería lo contrario de impresionante o pecable sería lo contrario de impecable. Entonces hice las paces con la lengua castellana, y comprendí que quizás ella no esté tan loca como yo pienso, quizás sea sólo que yo pienso demasiado. Y ¿qué quieres que haga? Estoy en paro…

martes, 7 de febrero de 2012

Nada es para siempre

Parece mentira, pero cuando adquirimos una relación, sea el tipo de relación que sea, nunca advertimos la realidad de que esa relación no va a durar para siempre.

Querido amigo, hemos compartido tantas cosas. Parecía que íbamos a estar siempre juntos y sin embargo hoy estoy aquí acompañándote en tu fin. Te recibí con tanta ilusión… y aunque al principio me costó entenderte, enseguida comprendí tu manera de funcionar. Te he llevado conmigo siempre, aunque ya sabes que eres un pesado, pero me ha dado igual, porque te he tenido cuando te he necesitado, y aunque en varias ocasiones me has fallado, dándome por ello más de un disgusto y a veces, incluso, me has costado dinero, eres parte de mi vida. Juntos hemos hecho cosas increíbles, algunas de ellas impensables. Me he desahogado contigo cuando estaba deprimida y siempre, siempre me has aliviado. Me has entretenido, me has hecho reír y también llorar. No quiero que te separes de mí. Ya sé que en ocasiones te he dado mala vida, no te he tratado bien, pero sólo cuando me has ignorado. Sabes lo mucho que me molesta que me ignoren, y tú, hubo un tiempo que ibas a tu bola, se te cruzaron los cables, pero luego volviste a ser tú, como siempre has sido, volvimos a ser uña y carne. No me creo que me esté despidiendo de ti, nunca habrá otro igual que tú. Me has enseñado tanto de la vida, hemos compartido tanto… que mi vida no tiene sentido sin tu compañía. Quizás estas sean las últimas palabras que escribo sobre tus teclas.

Te echaré de menos, mi querido, viejo y cansado ordenador. Espero que tú, desde el cielo delos ordenadores, me eches de menos a mí también.

lunes, 6 de febrero de 2012

Lo cotidiano

Hoy ha sido un lunes de lo más normal del mundo. Me he levantado, he encendido el brasero, he puesto una cafetera y mientras se hacía el café me he hecho dos tostadas. He ido al baño, he puesto el calefactor, pues hace un frío de mil demonios, he vuelto a la cocina, he encendido el ordenador y he mirado los mails mientras me tomaba mi cafelito recién hecho con las tostadas. Después he sacado la ropa de la lavadora que dejé anoche puesta, la he metido en la secadora y he puesto una nueva lavadora de ropa blanca. He sacado la loza del lavavajillas y la he colocado en el mueble y por fin me he dado una ducha caliente. Hoy me he planchado el pelo, porque tenía tiempo y porque me apetecía. He ido al cajero automático a sacar dinero, he hecho unas compras, he vuelto a casa, he puesto el pollo en el horno, he planchado algunas ropas y he pasado el aspirador por las habitaciones, sobre todo por debajo de las camas donde siempre se quedan esas pelusillas molestas que se esconden del escobón y muy a menudo consiguen huir de él. Después me he sentado a calentarme los pies al brasero mientras veía un poco la tele, y es entonces cuando me ha dado por reflexionar sobre algo. En apenas tres horas he hecho un montón de cosas… ¿qué habría hecho hoy, un lunes normal, en el caso de que no se hubiese descubierto la electricidad, o no se hubiese utilizado para el uso cotidiano del ser humano?

viernes, 3 de febrero de 2012

Es importante dejar hablar a las personas

El otro día, en una amena conversación con mi cuñada Rocío, me contó una anécdota que había narrado una mujer en Canal Sur Radio. Me impactó tanto que creo conveniente compartirla. La señora que llamó a la radio, se llamaba Isabel, contó los siguientes hechos:

Resulta que tenía una vecina que, desgraciadamente estaba viviendo los últimos días de su vida, acechada por una horrible enfermedad. En su lecho de muerte, y casi sin aliento, rodeada de sus seres queridos les dijo a sus hijas:
- Hijas mías, cuando me muera, quiero que me pongáis…
- No madre, no hablemos de eso ahora.
- Pero escúchame. Es importante, quiero que me pongáis…
- No madre, por favor, queda mucho tiempo para ese momento, no hables de eso ahora.
- Escúchame, por favor, es muy importante para mí…
- No madre, calla.
- Encima del ropero.
- Calla madre, descansa.
- En aquella caja.
- Madre calla, por Dios.
- Quiero que me pongáis lo que tengo guardado en aquella caja. Lo tengo preparado para ese momento.
- Muy bien madre, lo que quiera, pero descansa y no malgastes energías ahora en esas cosas.
Pocos minutos más tarde, la débil madre exhaló su último suspiro y las hijas lloraron desconsoladas su gran pérdida. De inmediato llamaron a todos los familiares, y comenzaron los preparativos para el funeral. No dudaron en ir en busca de la caja que, su madre guardaba celosamente para tan especial momento, y coger el atuendo que ella misma había predispuesto. Cual fue su sorpresa cuando, al abrir la caja, una vez rescatada de encima del ropero, ven dentro un espectacular traje de flamenca, con su peineta, sus rosas para el pelo, sus pendientes, su collar, sus zapatos de gitana, y todo complemento pertinente para tan ornamental atuendo. Las hijas no daban crédito. Estuvieron largo rato discutiendo si cumplir su último deseo o escoger algo más apropiado. Finalmente, tras varias discusiones con familias, vecinas y demás gente allegada, decidieron que si pasar el resto de su no existencia vestida de flamenca era su sueño, quienes eran ellas para robarle el sueño. Entonces se pusieron a preparar a la difunta, con todo detalle de adornos, le pintaron los coloretes y los labios de rojo pasión, le recogieron el pelo en un moño bajo y le plantaron las rosas bajo la oreja. Era la difunta más vivaz que se había visto nunca. Parecía una muñeca de famosa metida en una gran caja de juguete. Expusieron la caja abierta, para que todo el mundo viera lo guapa que estaba la muerta, no con pocos problemas, pues meter ese jaleo de volantes y cancanes dentro del ataúd fue una labor harto complicada. No obstante, el resultado fue estupendo, y las hijas estuvieron satisfechas, pues a pesar de parecer un entierro de broma, se estaba cumpliendo la última decisión de quien siempre había mandado en su casa.

Hubiera sido una bonita historia, de haber quedado aquí la cosa. Pero claro, el destino es cruel con los que se portan bien, muy a pesar de sus creencias o preferencias. Días después, las hijas se reunieron en casa de la madre para limpiar la casa y tirar todo lo que no hiciese falta. Limpiando y limpiando, llegaron al dormitorio de la madre y, encima del ropero, detrás de un montón de cosas, de una manera imperceptible había una caja que guardaba una bonita túnica blanca bordada.

Por eso, es importante dejar hablar a las personas.