Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

Bella tormenta

Volvemos a la rutina, aunque ahora no se trate de la misma rutina que tenía antes, digamos que es una rutina diferente, ¿puede haber una rutina diferente?, no lo sé, lo cierto es que la tormenta ya ha pasado y aunque ha sido una tormenta agradable, una de estas tormentas románticas de otoño cuando el tiempo aun no es demasiado extremo y la leve brisa se convierte en un vientecillo que arremolina las hojas recién caídas de los árboles, que se van, poco a poco desnudando con pudor y erotismo. Una de estas tormentas que invitan a tomar una gran taza de café mientras observas cómo la lluvia comienza tímidamente a caer y se va convirtiendo en más y más abundante, hasta golpear con fuerza el cristal de la ventana del salón mientras el sonido de los truenos te hace estremecer. Ha sido una tormenta preciosa, de estas tormentas que dan pena que termine, que te emboba y anestesia el pensamiento, que te ofrece el placer de la más absolutas de las nadas. Una tormenta irrepetible, inigualable a ninguna tormenta que esté por venir en el futuro. La tormenta en Llerena es un espectáculo natural increíble. Pero ya pasó. La disfrutamos, la vivimos y la sentimos, pero desgraciadamente pasó, como pasa todo en la vida. Sólo nos queda el recuerdo de aquella tormenta que desordenó nuestros días y nos sentimos importantes por un instante. Ojalá el paso de los días no nos robe este maravilloso recuerdo de lo que un día vivimos, cuando éramos los reyes del universo.

jueves, 26 de enero de 2012

Dando pistas

Y en un mundo olvidado, lleno de Nadies y de nadas, las bombas y metrallas arrancan las entrañas de voces y de ruidos que dañan y arañan entre rebuznos de animales putrefactos que no duermen, ni aman, ni rugen, ni matan. Los difuntos aterrados surcan mares y montañas, escapando de ellos mismos, porque el miedo les acecha y el horror les amenaza. Ya no hay niños en las plazas, dibujando truques imberbes, sólo quedan los recuerdos de un pasado ya pasado. Lo que queda en este mundo, este mundo viciado, no son plantas, ni personas, ni animales desquiciados, son los Nadies y los nadas que se van aniquilando. Y así va caminando el mundo en detrimento de recuerdos olvidados en mitad de aquel infierno de farolas apagadas, de fuego sin calor extremo, de aire, que no es nada, de piedras vacías por dentro. Lágrimas he fabricado en mi fábrica de sueños. Los valores vuelan alto sin alcanzar aún un cielo donde reposar enseres que serán recuerdos. Ya no hay nada, no hay palabras, no hay amor sin despedida. Los Nadies y los nadas se matan entre ellos. Se mienten y se engañan, se traicionan a degüello. Los cuchillos y las lanzas son el pan de cada día, cuando hablábamos, ¿te acuerdas?, de lo bien que se vivía… de lo poco que teníamos y lo menos que ambicionábamos, dime Juan, cuando eras alguien, ¿quién te daba a ti la mano?

Somos Nadies ya sin alas, un número desquiciado, que por un pan en la mesa vendió el pan reservado de mañana. Hambre hay de desayuno, hambruna mañana y pasado de los Nadies enloquecidos, que en nada se han convertido, repitiendo palabras que valen el aire que ocupan en la boca…

lunes, 23 de enero de 2012

Tácticas para ligar

Según un escrupulosamente minucioso sondeo llevado a cabo este fin de semana en un pueblo el norte cacereño, (donde gustan los gorros de colores y del que no puedo dar el nombre) a un grupo de jóvenes solteros, de distinto rango y condición social (ex novias del PP, socios de honor de la Maestranza de Sevilla, parados, traficantes, matricula de honor en religión, licenciados sin derecho a roce, madridistas, ex gente de bien, …) en grave estado de ebriedad y enajenación mental, hay distintas tácticas para ligar como un condenado, independientemente de si eres atractivo o no. En realidad, el grupo afirma que el aspecto físico es lo menos importante a la hora de ligar. ¿Será verdad? Vamos a hacer un breve repaso de las tácticas más votadas por tan prestigioso jurado:

- Ser gay. Según la juventud actual, ser gay es una garantía de éxito para ligar a destajo, tanto que el gay no tiene ni siquiera que esforzarse en ligar pues poseen, ya de por sí, un atractivo innato para otros gays. Así que si eres gay y no ligas, sólo puede ser porque aún no hayas salido del armario, ¿a qué esperas?
- Mentir mucho, y aquí me tengo que posicionar completamente de acuerdo, ya que todos tenemos unas vidas pobres e insulsas, tememos la obligación de adornar esa vida, si te quieres comer un rosco. Pero tienes que ser inteligente, en plan: “soy de la policía científica” o “mañana me voy a EEUU, esta es la última noche de mi vida en España, quisiera llevarme un grato recuerdo” o “soy sociólogo, estoy haciendo un estudio de las mujeres (u hombres) de la zona”
- Follar mucho. Lógicamente, la consecuencia se convierte en causa (o al revés), quien mucho folla, más posibilidades tiene de seguir haciéndolo. Seamos sensatos, si alguien dice “hace más de dos años que no hecho un polvo”, no tiene muchas posibilidades de ligar con esa frase como carta de presentación.
- Tener un buen pelo, limpio y bonito, tanto para hombres como para mujer (no sé qué tendrán que decir al respecto los calvos… pero ahí queda).
- Ser futbolista, ya seas de primera, de segunda o suplente de tercera. Los futbolistas ligan siempre.
- Ser médico o guardiacivil. No me preguntéis por qué, pero eso es lo que dicen…
- Alguien dijo “ser escritor”, yo, como contrarréplica al individuo que afirmó esto tengo que decirle que, personalmente, creo que se liga más diciendo “soy guitarrista de un grupo de rock”, pero en fin, es la opinión popular…

La encuesta sigue abierta, si tienes alguna táctica más, por favor, hacédnosla llegar al DTAB (Departamento de Tontos Aburridos y Borrachos). Si no encuentras nuestra página web, es posible, ya que no existe, puede dejar sus sugerencias aquí mismo. Gracias.

viernes, 20 de enero de 2012

Las reflexiones más absurdas a veces son las más importantes.

No sé si las mujeres les damos demasiadas vueltas a la cabeza o el problemas es que pensamos mucho en los demás. Quizás sean las dos cosas a la vez. Lo que es verdad es que a veces tienes un pensamiento que se convierte en verdad universal, sin comerlo ni beberlo, y entonces no puedes pensar en otra cosa.

A lo mejor las madres tienen un chip que se activa cuando el hijo adquiere la edad madura y que permite que los lazos indisolubles que mantenían hasta entonces, se van poco a poco deshaciendo para permitir la adecuada emancipación del pajarillo que ha de abrir sus alas para buscar nuevos horizontes. Sin embargo, este lazo deshecho se vuelve a unir cuando los padres se van haciendo viejos y van, poco a poco necesitando de aquel pajarillo que un día voló libre, y se vuelven a atar, cada vez más fuerte, la primera vez por cubrir las necesidades del hijo, y la segunda por cubrir la de los padres. (Gracias Mari por la sabia reflexión)

Entonces, ¿cuándo es el momento de que el pajarillo sea realmente libre?, ¿cómo se desata de golpe unos lazos que están más que asegurados?, ¿hay pretexto para hacerlo?, ¿tienen los padres el derecho sobre la libertad del hijo, por el mero hecho de haberlos traído al mundo?, porque si fuera así, ser madre sería el acto más egoísta del ser humano, y ya sabemos que eso no se puede decir, pero mi madre me dice a menudo que “si no tengo hijos, ¿quién me va a cuidar el día de mañana?” y a mí, que soy consciente de ser buena persona, me parece horrible traer un Ser al mundo con el objetivo de que te sirva el día de mañana de enfermero- cuidador. Si lo haces, tu madre es egoísta por consentirlo, pero si no lo haces, eres tú la egoísta por no hacerlo. Entonces, ¿renuncio? No lo sé… Es demasiado complicado, demasiadas preguntas, además nadie puede comprenderlo hasta que vea cómo sus padres son completamente dependientes de su persona todos los días de su vida, durante todas las horas, y cada una de esas horas que pasas lejos de ellos te sientes mal por no estar haciendo lo que deberías estar haciendo, por esto no consiento ningún comentario de nadie que no se vea en esta misma situación, quiero decir, que se prive de hacer planes de futuro, porque sus únicos planes son estar pendientes de sus padres, que están mayores...

La vida son cambios, experiencias, puertas que se van abriendo mientras otras se cierran a tu paso. A mí los cambios me aterran, ¿quiere decir eso que la vida me aterra? ¿Soy una miedica que utiliza esos lazos dependientes porque en realidad soy yo quien precisa de ellos? Todo es muy complicado. Demasiado complicado, y a mí no me gustan los problemas, siempre he sido una chica de letras. Dejemos pasar un poco más el tiempo para ver qué fue de aquel pájaro asustadizo…

jueves, 19 de enero de 2012

Si fuera justa...

Muchas veces hemos dicho “si pudiera”, “si hubiera sabido esto”, “si volviera a empezar”, quizás ahora sea el momento de poder, sin saber cómo, sólo continuar… Nos hemos equivocado tantas veces, y todas las que nos quedan, gracias a Dios… Puede ser que no hagamos más que poner excusas para paliar el vacío que inevitablemente tenemos con el devenir de nuestra propia vida. ¿Cuánto hemos arriesgado?, ¿cuánto hemos perdido?, ¿cuánto hemos apostado? Quizás sea insuficiente. Hay que seguir pujando a la carta mayor, pues sólo así habrá una posibilidad de que algún día, sea esta la carta que salga cuando le demos la vuelta a la primera de la baraja, y nos sorprenda tanto el hecho de haber ganado, que no lo creeremos. Si no tenemos voluntad, arrojo y fuerza, con qué cara podemos exigir lo que quizás no merezcamos. Es hora de darle la vuelta a las cartas, hemos apostado, la suerte está echada y aunque la suerte no ha estado nunca de nuestro lado, hay ocasiones en que ella misma se despista, pues la suerte es despistada, y va a parar al lugar menos pensado, ¿quién dice que ese lugar no pueda ser tu propia casa? Yo soy optimista. Siempre lo he sido y, al fin y al cabo, las cosas, aunque no siempre salgan como uno quiere, tengo que reconocer, pues es honrado hacerlo, no me han ido del todo mal. Tengo muchas cosas que no se pagan con dinero. Ya sé que lo digo muy a menudo, pero es que me encanta presumir de lo que tengo: una salud de hierro, una historia de amor de las que ya no se cuentan, una familia unida, unos amigos inigualables y la posibilidad de disfrutar de todos estos bienes muy a menudo, tanto como yo quiera. ¿Cómo puedo ser tan sinvergüenza de pedirle más a la vida?, ¿quién tiene más que eso? Ahora se me ocurre escribir un librillo, sin pretensiones ni ostentosidades y encima le gusta a la gente. Madre mía, he tenido que ser una gran persona en la otra vida, porque en esta tampoco me esfuerzo tanto como para poseer esta opulencia de bienes inmateriales… Ahora estoy segura de que he tenido que ser una Juana de Arco, o una Gandi, seguro que morí por salvar la vida de un niño o sacrifiqué mi felicidad por el bien de una comunidad, porque si no es inexplicable, imposible e incluso injusto que pueda tener tanta, pero tanta suerte. Si fuera justa tendría que decir que, a pesar de todo lo que me quejo, no merezco todo lo que tengo...

lunes, 16 de enero de 2012

Condenada

Condenada a cruzarme con gente que me molesta, condenada a la soledad, a la distancia, a la incomprensión. Condenada al tecno, al ruido, a las voces. Condenada a madrugar, a querer y no poder, a necesitar. Condenada al frío, al paso del tiempo y sus inclemencias, a la supervivencia. Condenada al miedo, el hastío, a las mentiras, al deseo, a la envidia, al destino, a los planes que se rompen y los que no se hacen, al tráfico, al abuso de poderes, al dolor, a la traición, a la tormenta y a la calma, a las críticas, a las prisas, al dinero, a la suerte y a la muerte. Condenada al cansancio y al descanso, a los vicios y prejuicios, al éxito y al fracaso, al amor y al desamor, a las ansias, a la tristeza, a la pena y la alegría. Condenada a tus ojos, al fuego y al infierno, a las ganas y desganas, condenada al tiempo. Al orgullo, al reencuentro, a la familia, al pueblo.

Condenada, muy a mi pesar, y feliz, al fin y al cabo. ¡Cómo somos las mujeres, que llevando el mundo por condena, con muy poco, con casi nada, nos sentimos como reinas!

viernes, 13 de enero de 2012

¿Quién me lo iba a decir?

Pero quién me mandaría a mí meterme en estos berenjenales… La culpa es mía, a medias, por dejarme embaucar como una ilusa, por quienes tenían más ilusión que yo en este proyecto. Por culpa de la Mari, sí, Mari, tú!!! Y lo digo bien fuerte, la Mari, la hija del Chupa, María del Carmen Becerra Quirós (no me sé tu dni, pero me lo aprenderé…) es la principal culpable, parece que todavía la estoy escuchando:

Sí tía, que escribes muy bien, vamos a publicar el libro… verás qué puntazo… ¿Qué no lo va a comprar nadie? ¡Esto se vende como churros! Si está de putísima madre, tía, ¡ya verás qué éxito!

Y yo como una tonta sin personalidad, ¡venga, pues vale! Y ahora tengo a todo el mundo mofándose de mi vida, que es más pública que la de Belén Esteban… y paseándome desnuda como me trajo al mundo mi madre, sin secretos ya casi, voy por mi pueblo, escondiendo mis vergüenzas, tan a la vista de todos, que si me pusieran en un pedestal en medio de la plaza completamente en cueros, no estaría más desnuda de lo que aparezco en el libro. Tenía que habérmelo pensado mejor, pero claro, ahí estaba la Yoli, sí, la Azuquita, Yolanda Penco Viera, echando leña al fuego:

Venga Pili, que vamos a llevar el libro a este sitio, y al otro y a más allá… ya verás, te tengo contratada una entrevista en Tele Extremadura, otra en la radio y otra en el periódico comarcal. Ya no puedes fallar.

Y allí que va la Pili, en cueros como su madre la trajo al mundo (por cesárea, por si no lo he puesto en el libro…) de un lado para otro, haciendo de su apacible, monótona y exasperantemente aburrida vida un torbellino, qué digo torbellino, un huracán de emociones.

Y todos los demás avivando esta locura de la que se sienten orgullosos, mientras yo (perdonad la egocentricidad, pero soy la protagonista… ) me vuelvo literalmente loca.

Gracias a todos mis amigos por hacerme vivir esta aventura. Gracias por todos los mensajes de apoyo que recibo a diario. Gracias y mil veces gracias a quienes me aguantáis a diario. Gracias a todos aquellos que esbozaron una sonrisa mientras leían mi Terapia. Gracias y mil gracias por lo que está por llegar.

miércoles, 11 de enero de 2012

Siempre miramos, pocas veces vemos...

Cuantos más conocimientos tiene una persona, más se da cuenta de su propia ignorancia. No soy escritora ni poeta, sólo soy una loca perezosa, que un día cogió su libreta y empezó a divagar entre nadas incoherentes, mil falsedades juntas que importan a la gente. Yo no lo sé todo, sólo sé que no sé nada, nada tengo y tampoco, nada valgo, más que el peso de mi alma. Yo no veo trajes caros, ni bolsos de Louis Vuitton, ni coches grandes, ni grandes cuentas, ni razas, ni religión, ni lengua, sólo veo la soledad del que va sólo por la calle y de aquel que a su lado, solo, lo acompaña. El brillo de tus ojos y el calor de tu mirada.
A menudo descartamos amigos por no fiarnos de sus pintas, actuando como cobardes, inseguros, desconfiados fascistas. Yo lo único que quiero es querer y que me quieran.
Amar a diestro y siniestro. Amar sin expectativas. Amar a tontas y a locas para toda la vida.

¿Por qué nos empeñamos en sufrir a destajo, siendo tan fácil amar sin más?

No me mires a la cara, mírame a los ojos y me verás.

sábado, 7 de enero de 2012

Y vuelta a empezar

Por fin terminó el gran despropósito en el que se ha convertido la Navidad hoy día, con sus abundancias y opulencias, sus falsos deseos de felicidad, sus carísimos regalos, sus comilonas, sus especiales atuendos y sus litros de alcohol. Por fin terminaron los buenos propósitos, el pensar que nos va a cambiar la vida solo por el simple hecho de comenzar un año nuevo, y volvemos a la rutina del día a día, la misma que teníamos antes de que empezara todo este gran teatro de falsedad. A la dieta obligada, al “no tengo un duro”, a las preocupaciones del trabajo (y es que lo tienes), y las del encontrarlo (si no lo tienes). Seguiremos sin saber hablar inglés perfectamente, y sin dejar de fumar, sin apuntarnos al gimnasio y sin cambiar nada, en definitiva, de lo que teníamos el año pasado, aquel 2011 que tan hijo de puta fue. Sólo nos queda la ilusión ignorante de pensar que, por qué no, este año sea un poquitín mejor… la ilusión es lo último que se pierde, no? Pues hasta finales del 2012 podemos pensar que va a ser mejor, y cuando lleguemos a diciembre diremos: “puto 2012, y pensamos que el 2011 fue malo…” Pero hasta que llegue eso, tenemos por delante doce meses desconocidos en los que viviremos cosas que aun no sabemos. Reiremos y lloraremos, disfrutaremos y sufriremos y seguiremos adelante, empujando los días de la mejor manera posible, pues todo lo que nos acontece nos hará más fuertes hasta ser invencibles.

No esperes a que el 2012 sea feliz por sí mismo, tenemos que salir a buscar la felicidad ahí fuera, con los amigos, con la familia, en pareja y también en soledad.

Para ser feliz hay que esforzarse…

miércoles, 4 de enero de 2012

Desbordada

Es difícil expresar. Cuando alguien está acostumbrado a fracasar siempre, a que le persiga la mala suerte, a que todo se derrumbe en el momento menos indicado, simplemente porque sí, y de repente, en el momento menos pensado, también de repente, algo le sale bien, parece como si de golpe y porrazo te sacaran de cuajo de tu propia vida y te introdujeran en el cuerpo de otro, de una de estas personas normales, que hacen cosas normales, tienen problemas normales y no se sienten perseguidos por una enorme mano negra que todo lo cubre. Maravilloso, glorioso, fantástico, increíble, estupendo, magnífico, grandioso... son palabras que anteriormente no estaban en mi vocabulario habitual. Voy a tener que aprender a hablar desde una perspectiva totalmente desconocida para poderme expresar en mi nueva vida, "la vida post- terapia" la llamaré, la vida de triunfadora... Tengo que enterrar palabras que iré olvidando, como "mierda", "joder" o "asco". No más miserias, por favor. No más derrumbes ni depresión. Se abre una puerta que da a un mundo infinito de posibilidades para poder hacer, vivir y sentir como a yo quiero. Una vida ostentosa en sentimientos y pasiones y pobre en tesoros mundanos. Eso es lo que quiero.

Nunca había visto a mi padre tan orgulloso. Sólo por eso, ya ha merecido la pena.

Ahora tengo que pensar un discurso en el que poder expresar ante el público (cosa que me aterra), cuan agradecida estoy de todos vosotros, que me habéis salvado de una muerte agónica y pesadumbrosa.