Páginas vistas en total

jueves, 19 de mayo de 2011

¿Estaremos siempre equivocados?

Quizás sea por el aura de negatividad que la crisis impregna por todos sitios, quizás sea por la mala suerte que poseo en primicia, no sé, pero pienso ¿valgo para esto?, ¿no me estaré dejando engatusar por las opiniones subjetivas de las personas que me quieren?, ¿algún día todo lo que hago verá la luz?, ¿ a quién le puede interesar lo que yo tengo que decir?

Hoy me ha llegado un correo de una editorial, deshechando la publicación mi libro TERAPIA, por no sé qué causas internas... Esto puede ser la señal definitiva que necesitaba para dejar de escribir, para saber que estoy perdiendo el tiempo, aunque, por otra parte, también puedes ser en el futuro una anécdota más que contar. No sé. Lo que es cierto es que hoy por fín he terminado mi obra de teatro, LA VIDA POR DELANTE, que, después de tener la idea preconcebida hacía mucho tiempo, sin poder desarrollarla sobre el papel,. Por fín está acabada, y me encanta cómo ha quedado. Ojalá pronto podamos verla representada.

Seguiré, mientras tanto, preguntándome por el futuro y mi misterioso porvenir.

lunes, 16 de mayo de 2011

Quiero ser mileurista

Parece mentira, ha pasado tanto tiempo y de repente, el mismo lugar, la misma persona y el mismo día del mismo mes y crees no haber vivido ni un solo día desde entonces. El mundo es tan pequeño y la vida tan reducida que todo vuelve a su lugar de origen cuando más lo necesitas. Gracias tiempo. Gracias vida.

Sobreviviendo al paro, a la crisis, a la distancia, a la familia y a tí misma te das cuenta de que la supervivencia se ha convertido en tu propia existencia. ¿No hay nada más? Posiblemente no. Acomódate en tu estatus, porque quizás sea de por vida.

Quiero ser mileurista. Sí. Mileurista. Es el demonios de muchos y el anhelo de otros tantos. Nunca pensé que mis sueños serían un día tan terrenales, tan de andar por casa... Ahora necesito sentirme una más. Pero no una más de los cinco millones de parados, que es lo que soy. Quiero ser una más de los que se quejan de su insultante sueldo mileurista. ¿Llegaré algún día a conseguir tan ansiado deseo?

No se puede ganar en todo. Ha pasado tanto tiempo, y parece que no he vivido nada desde entonces. Nuestras vidas no corren, galopan incesantes sin dar aliento al tiempo. Ha pasado tanto tiempo, sin ser nosotros conscientes apenas de ello... que da miedo pensar qué pasará en los próximos diez años. Hemos vivido mucho y no hemos empezado a vivir aún. Sólo me queda agradecerte que me hayas comprendido, apoyado e incluso querido de la manera en que lo has hecho. Sé que no es fácil. Sé que no soy fácil. Y el tiempo, mientras tanto sigue escapándosenos por las manos, sin piedad alguna de amor que nos tenemos.

Dame, Tiempo, un segundo, que no tengo. Dame alivio a mis temores, serena la pasión que nos engulle. Dame, Tiempo, un segundo, que no llego.

jueves, 5 de mayo de 2011

La Impaciencia Corroe mis Entrañas

No estoy hecha para esperar, estoy hecha para actuar. Ahora. Ya. Me gusta ser activa y puntual, y por eso no aguanto a los que no son ni lo uno, ni lo otro. El momento se acerca, pero no tener certeza de cuando va a suceder me pone histérica. Menos mal que, para bien o para mal, ya es jueves. Me espera un largo fin de semana, que se hará corto, lejos de las pesadillas que atormentan mis interminables días y cerca lo que da luz a mis días sombríos. Si el ahora es el infierno, quizás el cielo no sea tan alentador como sospecho. Quizás si. Ojalá me sorprenda, como me sorprendo siempre ante todo. Ojalá nunca deje de sorprenderme por muy nublado que esté, por muchos baches que haya en el camino, por mucho ruido y pocas nueces. Si se pierde la ilusión, ¿Qué coño nos queda?

domingo, 1 de mayo de 2011

Salud

Cuando te encuentras con un familiar cercano en la sala de esperas de urgencias del hospital, y la palabra "tumor" melodea a sus anchas entre las frías estancias de tan indeseado lugar, caen de golpe todo tu sistema de prioridades, dándote cuenta de lo absurda que ha sido tu vida, lo superficial que son tus necesidades y lo vacía que está tu existencia, llena de cosas materiales. Una sola palabra en un lugar distante, lo cambia todo.

Gracias a Dios, sólo es una palabra que no ha llegado a formar parte de mi vida. Gozo de salud en mi familia, y eso es lo más grande. Lo tengo todo. Os deseo salud a todos los que leais esto, y a todos lo que no. Disfrutad de vuestra salud, que es lo más.